El candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, suma hoy los estados de Georgia, Arkansas, Alabama y Tennessee, con lo que se impone de momento en nueve territorios frente a los ocho del demócrata, Barack Obama.

Según las proyecciones de las principales cadenas de televisión, Romney sumaría, con los votos electorales atribuidos a estos cuatro estados, un parcial de 82 votos electorales frente a los 65 que acumula su rival demócrata.

Los cuatro nuevos estados que se adjudica Romney son tradicionalmente republicanos y todos ellos votaron en 2008 por el rival de Obama, John McCain.

Georgia es por el momento el estado con más peso en votos electorales de los que acumula el republicano (16), que, sin embargo, perdió las primarias en ese territorio frente al expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich.

Arkansas aporta 6 votos; Alabama, 9 y Tennessee, 11.

Romney gana también los 11 de Indiana, un estado republicano pero en el que se impuso Obama en las elecciones de 2008.

El candidato republicano se impone, asimismo, en Kentucky, que otorga 8 votos y es de tradición republicana; Virginia Occidental, con 5 votos electorales, así como Carolina del Sur, con 9, y Oklahoma, con 7.

Obama se lleva los 20 votos electorales de Illinois, el estado del que fue senador, y la mayoría de los estados de la costa este, empezando por Vermont, un estado que se ha inclinado siempre hacia los demócratas y que aporta 3 votos electorales.

El mandatario logra, además, Delaware, el estado del vicepresidente Joe Biden, con 3 votos electorales; Illinois (20), Connecticut (7), Massachusetts (11), Maryland (10), Maine (4), Rhode Island (4) y el Distrito de Columbia (3), que no es considerado un estado.

Un candidato tiene que logran 270 votos de los 538 que tiene el Colegio Electoral para poder ser elegido presidente.

Todavía permanecen abiertos los centros de votación en una parte del país.

Faltan por dirimir estados decisivos como Ohio, en el que los candidatos ha volcado sus campañas hasta el último día.

También están sin atribuir Virginia, donde Obama ganó en los pasados comicios y se convirtió en el primer demócrata en conseguirlo en medio siglo, y Florida, que, de los últimos cuatro comicios, dos ha salido republicana, dos demócrata, y nunca con un margen superior a 6 puntos porcentuales.