La participación es elevada en muchas partes del país, con largas esperas en algunas casillas electorales mientras los votantes expresan su veredicto el día de las elecciones.

Tanto Mitt Romney como el presidente Barack Obama necesitan de sus seguidores para incrementar sus números. Una nutrida participación de las minorías podría favorecer a Obama, mientras que Romney busca una fuerte participación entre la clase trabajadora blanca.

Hubo una nutrida participación electoral en las zonas de Nueva York y Nueva Jersey afectadas por la reciente tormenta, así como en algunos estados de tendencia indefinida. Los informes de fuerte participación fueron un alivio para los funcionarios en áreas trastocadas por la tormenta Sandy, que temían que la gente se mantuviera alejada de las urnas.

Más de 131 millones de personas salieron a votar para presidente en el 2008, rompiendo todos los récords anteriores.

Este año, más de 32 millones de personas votaron previo al día de las elecciones, ya sea por correo o en persona.