Organizaciones populares y sociales de la República Dominicana protagonizaron hoy una jornada de protesta, calificada de tranquila por la Policía, en contra del recién aprobado proyecto de reforma fiscal.

La principal actividad de la jornada fue una marcha a la sede del Congreso Nacional (bicameral), que coincidió con el inicio por parte de los diputados del debate del proyecto que promueve el presidente del país, Danilo Medina, quien en agosto pasado sustituyó en el cargo a Leonel Fernández (1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012), también del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Los organizadores de la marcha, que transcurrió de manera pacífica, exigieron al Ejecutivo que identifique y someta ante la Justicia a los "responsables" del actual déficit fiscal, calculado a septiembre pasado en 148.564 millones de pesos (unos 3.809 millones de dólares), y que llevó a Medina a presentar la reforma fiscal, con la que pretende recaudar 1.179 millones de dólares.

Los promotores de la jornada calificaron la reforma de "injusta" e "ilegal" y argumentaron que los responsables de la actual situación fiscal del país "deben pagar los platos rotos"

La marcha fue secundada por partidos políticos, entre ellos, el principal de la oposición local, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que advierte del aumento del coste de la vida a partir de la aprobación de la iniciativa, que fue aprobada en primera lectura en la Cámara de Diputados tras una larga sesión por 106 votos a favor y 75 en contra.

En Santiago (norte), la segunda ciudad en importancia del país, también decenas de personas marcharon en contra de la reforma, la que tildaron de "estafa" al pueblo dominicano.

La Cámara de Diputados convocó una sesión para mañana para conocer en segunda lectura el proyecto, aprobado en la Cámara del Senado, controlada por el PLD.

Con el proyecto inicial, el Gobierno pretendía obtener unos 53.000 millones de pesos (1.358 millones de dólares) en los próximos tres años, pero la iniciativa entregada finalmente al Senado fue modificada y reduce el monto a 1.179 millones de dólares.

La propuesta mantiene exento del pago del Impuesto a las Transferencias de Bienes Industriales (ITBIS) a productos básicos de la canasta familiar como el arroz, las habichuelas, las carnes y la leche, pero grava otros como el café, el azúcar y los aceites con tasas que oscilan entre el 8 y el 16 % en vez de entre el 10 y 16 % como se contempló en principio.

Asimismo, dispone un aumento en los próximos tres años al Impuesto Selectivo al Consumo de cigarrillos y manufacturas y grava las compras por internet a partir de los 200 dólares, entre otras disposiciones.

Precisamente hoy el partido político Alianza País denunció al expresidente Fernández y a dos exfuncionarios de su Gobierno por prevaricación y les acusó del déficit fiscal que sufre la nación, que la entidad cifra en 187.000 millones de pesos (4.704 millones de dólares).

La denuncia fue presentada por el líder de Alianza País, Guillermo Moreno, quien fue candidato a la Presidencia en las elecciones de mayo pasado y exfiscal en el primer Gobierno de Fernández.

En la querella se acusa a Fernández de usar más de 40.000 millones de pesos (unos mil millones de dólares) en apoyo a Medina durante la campaña electoral y de emplear fondos del Estado en viajes al exterior de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), entidad privada que promueve el exgobernante.

La denuncia no es la primera de este tipo, pues el pasado 10 de octubre la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (Adocco) presentó otra en la que pidió investigar a los responsables del déficit en el Gobierno de Fernández y reveló que entre mayo y agosto pasados más de 100.000 millones de pesos (2.564 millones de dólares) se manejaron para el pago de deudas públicas.

La petición, no obstante, fue rechazada por el procurador general, Francisco Domínguez Brito.