El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, insistió hoy en que no ha tomado ninguna decisión sobre la posibilidad de pedir ayuda financiera a la UE.

En declaraciones a la cadena de radio COPE, el presidente del gobierno explicó que solicitar la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario tiene como objetivo para España reducir significativamente los costes de financiación de la deuda y que si eso no se consigue "la operación tiene poco sentido".

El indicador que mide el sobrecoste que paga España en los mercados para financiarse respecto a Alemania abrió sin cambios en 432 puntos.

El presidente del ejecutivo español hizo hincapié en que cuando tome una decisión al respecto tendrá en cuenta "única y exclusivamente" los intereses generales del país.

Reconoció que si durante mucho tiempo España se financia a unos precios muy elevados habrá que pedir ayuda.

El pasado mes de julio la prima de riesgo española alcanzó su máximo histórico, al llegar a 638 puntos básicos.