Reivindicar la gran importancia de Vicente Huidobro, un personaje polémico, antipático, muy generoso y el fundador de la vanguardia en la poesía en lengua española". Este es el objetivo del volumen que recupera la obra del poeta chileno e incluye material inédito, entre el mismo, una carta a Lorca.

El libro "Poesía y creación" ha sido publicado por la Fundación Banco Santander, dentro de su Colección Obra Fundamental, que recupera las joyas más olvidadas de la literatura en español.

Se trata de una antología con lo mejor de la poesía y otros textos de Vicente Huidobro (1893-1948), realizada por el hispanista italiano Gabriele Morelli y en la que también se rescata el último poema del escritor, "Hermanos", que hasta ahora no se había publicado.

Este volumen también reúne correspondencia inédita con Juan Gris o Luis Buñuel.

Huidobro fue un gran desconocido, millonario, comunista, arriesgado, tachado de loco en su país, criticado por muchos, entre ellos, Neruda, Juan Ramón Jiménez y la mayoría de los miembros de la generación del 27, con Lorca a la cabeza. Sí, todo eso fue el poeta, pero por encima de todo fue "un creador total y el impulsor del creacionismo, junto con Pierre Reverdy".

El creacionismo fue la corriente de vanguardia que consagró el poeta con su libro "El espejo del agua", ha argumentado Morelli.

"Fue un creador que pensaba que la poesía tenía que ser una imagen inventada que nunca hubiera existido y que decía:'Poetas no cantéis más la rosa, hacedla florecer en el poema'", ha explicado Morelli, durante la presentación de este completo volumen.

De familia rica y noble, a Huidobro le persigue un largo anecdotario que recorre Morelli, catedrático de Lengua y Literatura española en la Universidad de Bérgamo. "No tenía pelos en la lengua y hacía siempre lo que quería".

"Él decía que era el mejor poeta del mundo y que Lorca era malo y no le gustaba nada, pero a pesar de eso era muy generoso y le escribió una carta a Lorca, cuando éste estaba en Buenos Aires en 1934, para decirle que le había organizado tres conferencias", ha añadido.

Huidobro contó con los poetas españoles Juan Larrea y Gerardo Diego para impulsar el creacionismo, a quienes les invita a ir a París, donde les pone en contacto con Juan Gris, el cual había traducido sus poemas al francés. "Modernizó la poesía española: primero desde aquí, y después desde París".

Gerardo Diego dijo de él que tenía la misma importancia que Rubén Darío en España, ha recordado Morelli, al tiempo que ha hecho hincapié sobre la importancia de este libro "que reivindica la figura de este creador de imágenes, al que luego imitaron muchos, como demuestran determinadas versos e imágenes, como es el caso de Neruda y su libro 'Veinte poemas de amor y una canción desesperada'", ha sostenido el editor.

Dentro del amplio anecdotario que Morelli ha recordado hoy y que muestra el carácter caprichoso y hasta de "niño grande" del escritor, destaca en el aspecto familiar el hecho de que cuando viajaba con su mujer y dos hijos en un barco les acompañaba una vaca porque quería para sus hijos que la leche fuera fresca.

Luego el poeta se enamoró de una joven, Ximena, una niña, también rica, de 15 años, a la que rapta y con la que se fuga a París, abandonando a su familia, y con la que tiene un hijo. La familia de ella, por su parte, les persiguieron durante un tiempo y hasta les mandaron sicarios. Y entre otras excentricidades que el creador también quiso implantar, desde Canarias, los loros en Chile.

"Era genial y estaba abierto a toda clase de experiencias. Hasta llegó a ser político y persiguió a todos los que no pagaran impuestos publicando su nombre el periódico", ha añadido el editor y prologuista del libro.

Pero una de las anécdotas más sonadas fue la que protagonizó con Neruda, con quien se peleó. "Fue su mayor enemigo", se reía de su comunismo de niño rico, pero a pesar de eso Neruda escribió de él que era "un poeta de cristal. Su obra brilla por todas partes y tiene una alegría fascinadora".

El autor de "Altaor", su culmen literario, murió en 1948, a consecuencias de un derrame cerebral que le provocó las heridas de la batalla de Berlín, porque el poeta también participó en la Segunda Guerra Mundial. Huidobro está enterrado con la tumba de pie, frente al mar: a un lado, Neruda; al otro, Nicanor Parra, y él, en el centro, ha concluido Morelli.

HASH(0x9f53484)

Carmen Sigüenza.