Varios hombres mataron a tiros al hermano del presidente del parlamento de Siria el martes cuando conducía al trabajo en Damasco, informó la agencia oficial de noticias, mientras el enviado internacional para Siria advirtió que el país podría convertirse en otra Somalia.

Mohamed Osama Laham, hermano del presidente parlamentario Jihad Laham, fue muerto en el vecindario capitalino de Midan, precisó el servicio informativo SANA.

Laham se convirtió en la víctima más reciente de una oleada de asesinatos contra autoridades, militares y otros prominentes simpatizantes del régimen del presidente Bashar Assad. Cuatro de los principales funcionarios de seguridad del mandatario fueron muertos en un ataque rebelde con explosivos en la sede de la seguridad estatal en la capital Damasco el 18 de julio.

El atentado ocurrió un día después de algunos de los combates más intensos en Damasco en varios meses durante la guerra civil que libran los rebeldes para derrocar a Assad.

El gobierno y activistas informaron que una serie de explosiones sacudieron la periferia noroeste de Damasco el martes por la tarde. Al menos 13 personas murieron y otras 30 resultaron heridas, de acuerdo con un funcionario gubernamental que habló a condición de mantener el anonimato debido que no está autorizado para hablar con los medios. SANA reportó que tres explosiones se registraron en el distrito al-Wuroud cerca del poblado de Qudsaya, causando serios daños.

Los activistas denunciaron que las bombas fueron plantadas en una plaza principal cerca de la sede de las tropas de elite de la Guardia Republicana de Siria, que es encabezada por Maher, hermano del presidente, y está a cargo de proteger la capital.

Lakhdar Brahimi, el enviado de Naciones Unidas y la Liga Arabe y que al igual que su predecesor Kofi Annan no ha logrado poner fin a la guerra civil de 19 meses, dijo que los incidentes en Siria representan una "enorme catástrofe". En declaraciones publicadas el martes en el diario panárabe Al Hayat, dijo que los esfuerzos internacionales ahora se enfocan en obtener una "solución vinculante del Consejo de Seguridad (de Naciones Unidas)" para dar inicio a un proceso político que encamine al cambio.

"No quiero escucharme demasiado pesimista, pero la situación en Siria es muy peligrosa. El pueblo sirio está sufriendo mucho", dijo Brahimi. "Creo que si la crisis no es resuelta de la manera correcta, habrá el riesgo de una somalización. Eso significaría la caída del Estado, el aumento de los señores de la guerra y milicias".

Somalia, país del este de Africa, ha estado en medio de un conflicto durante dos décadas después de que señores de la guerra derrocaron al dictador del país en 1991 para luego enfrentarse entre ellos. El gobierno, con el apoyo de las tropas de la Unión Africana, actualmente combaten contra rebeldes islámicos vinculados con la red al-Qaida.

En otro golpe al régimen, la agencia oficial de noticias de Turquía informó que siete generales sirios huyeron a territorio turco. La Agencia Anadolu dijo que llegaron a la provincia fronteriza turca de Hatay en busca de refugio. Sus identidades y rangos no fueron divulgados de inmediato.

Fueron llevados a un campamento de refugiados en Hatay donde se encuentran soldados sirios desertores en medio de un riguroso sistema de seguridad, agregó la agencia. Los siete se suman a las decenas de otros generales que han abandonado al régimen. Más de 110.000 sirios han buscado refugio en Turquía desde que la revuelta comenzó en marzo del año pasado.

En Jordania, que también colinda con Siria, el canciller ruso Sergey Lavrov se reunió con Riad Hijab, el ex primer ministro sirio que huyó a suelo jordano en agosto. Fue un inusual contacto de alto nivel entre el gobierno de Moscú y una figura de la oposición siria. Rusia es uno de los países que más apoya al régimen de Assad.

Lavrov dijo que sus conversaciones con Hijab en Amán tuvieron la intención de obtener información de primera mano de la oposición siria sobre la manera en que ven una salida a la guerra civil.

"La idea de la reunión era lograr un acuerdo o un itinerario sobre la manera de tratar con las fuerzas opositoras y salvar al pueblo sirio", declaró Lavrov a los periodistas.

Reiteró su respaldo al régimen de Assad y advirtió que una salida alternativa hundiría a Siria en más caos.

Por su lado, los activistas y los medios estatales de comunicación informaron que también el martes hubo enfrentamientos, bombardeos y ataques aéreos en varias partes de Siria.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, establecido en Gran Bretaña, afirmó que una serie de ataques aéreos en Hula, un conjunto de aldeas en la provincia central de Homs, causó la muerte a siete personas. Esa organización dijo también que hubo operaciones aéreas en los suburbios de Duma y Maadamiye en Damasco que dejaron víctimas, pero sin mencionar cifras.

SANA indicó que seis simpatizantes del régimen fueron muertos la noche del lunes cuando 11 morteros cayeron cerca de una manifestación progubernamental en la ciudad norteña de Alepo.

El Observatorio aseguró también que las fuerzas gubernamentales bombardearon dos aldeas en las inmediaciones de las Alturas del Golán, ocupadas por Israel, y agregó que la tropa del régimen lleva varios días tratando de tomar esa zona siria.

Las fuerzas armadas de Israel informaron el lunes que una bala procedente de Siria alcanzó uno de sus vehículos que viajaban por el lado israelí de la línea del cese al fuego en las Alturas del Golán. No hubo heridos.

La frontera de Israel y Siria ha estado tranquila desde el armisticio de 1974. Incidentes de ese tipo han sido muy esporádicos.

Israel teme que llegue a su territorio la violencia de la guerra civil en Siria. A principios de semana, tres tanques sirios ingresaron a una zona desmilitarizada entre ambos países. Varios obuses sirios, al parecer disparados por error, han explotado en Israel.

____

El periodista de The Associated Press Dale Gavlak en Amán contribuyó con este despacho.