Con la remodelación de gabinete realizada este lunes, el presidente chileno, Sebastián Piñera, refuerza el perfil político de su Gobierno y abre la carrera presidencial a los comicios de noviembre de 2013, tras la derrota que su coalición sufrió en las recientes elecciones municipales.

Del Gobierno salieron los dos ministros con aspiraciones a llegar a La Moneda (sede de Gobierno), los de Obras Públicas, Laurence Golborne, y de Defensa, Andrés Allamand, que podrían medirse en unas primarias a celebrarse en julio, las primeras que realizaría para este fin la derecha chilena.

El ganador podría enfrentarse a las urnas con la expresidenta Michelle Bachelet, a la que todas las encuestas dan como favorita, aunque ella mantiene silencio sobre sus intenciones mientras trabaja en Nueva York como directora de ONU Mujeres.

En tanto, afectado por una baja popularidad desde el estallido del movimiento estudiantil, en 2011, Piñera no puede en cualquier caso, por impedimento legal, optar a un segundo mandato consecutivo y hasta el momento no ha manifestado sus preferencias en esta carrera.

En un artículo publicado hoy por el diario La Tercera, el politólogo Patricio Navia se pregunta si Piñera privilegiará con el tiempo la lealtad de Allamand o la popularidad de Golborne.

Golborne, independiente pero respaldado por la Unión Demócrata Independiente (UDI), desarrolló su carrera como ejecutivo de grandes empresas y ganó fama en 2010 durante el rescate de los 33 mineros de Atacama.

También en una columna en La Tercera, Ascanio Cavallo, decano de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez, considera sin embargo que si la coalición de derechas "ganase las presidenciales de 2013, nuevamente la UDI no tendrá a un hombre suyo en La Moneda".

Allamand, en cambio, ha desarrollado una extensa carrera política y es miembro de Renovación Nacional, el mismo partido del que surgió Piñera.

"Golborne es flor de un día y ya hemos visto varios de sus fracasos políticos por su falta de experiencia", señaló hoy a Efe Augusto Varas, editor del Barómetro de Política y Equidad de la Fundación Equitas.

"La ciudadanía ya no cree en los 'hombres del destino', sino en la gente de Estado que puede encarnar el interés público. Allamand lo ha encarnado, desde su perspectiva, pero no es un ejecutivo de las corporaciones, como es Golborne", opina este sociólogo.

En cuanto a quienes permanecen o se integran en el gabinete, se advierte que Piñera ha optado por personalidades que tienen ya experiencia política, cuando solo falta un año y medio para que termine su presidencia, en marzo de 2014.

La anterior intendenta (gobernadora) de Santiago, Cecilia Pérez, asume como ministra portavoz en reemplazo de Andrés Chadwick, un histórico dirigente y exparlamentario de la UDI, que se ocupará ahora del Ministerio del Interior en sustitución de Rodrigo Hinzpeter, quien pasa a encabezar la cartera de Defensa.

El Ministerio de Obras Públicas lo dirigirá la hasta ahora subsecretaria Loreto Silva, y el titular de Vivienda, Rodrigo Pérez Mackenna, asumirá también la cartera de Bienes Nacionales, ya que la exministra Catalina Parot optará a un escaño en el Congreso.

El cambio más significativo es el de Rodrigo Hinzpeter, que mantiene una larga amistad con el presidente, pero que ha sido cuestionado, entre otros aspectos, por sus enfrentamientos con el Poder Judicial y por la actuación policial en las manifestaciones.

Aun así, quizá la principal crítica en su contra haya sido "el no ejercer como jefe de gabinete ni conductor político del Gobierno, sino privilegiar su rol en materia de seguridad pública", dice hoy la periodista Marcela Jiménez en una columna en El Mostrador.

En ese sentido, a juicio de Augusto Varas, "el cambio del ministro Hinzpeter de Interior a Defensa es el signo más expresivo del fracaso de la estrategia inicial del presidente Piñera, que trató de gobernar por sobre los partidos de la Alianza".

Con todo, Hinzpeter tendrá en el Ministerio de Defensa una alta visibilidad en vísperas del fallo de La Haya sobre el litigio marítimo con Perú, un diferendo del que desde el inicio del mandato se mantiene a cargo el canciller Alfredo Moreno.

Por su parte, Andrés Chadwick, primo hermano del presidente, llega al cargo de ministro del Interior y jefe del gabinete con la experiencia labrada como portavoz, donde ha adquirido un influyente peso en la vertebración y conducción política del Gobierno y sus partidos.

Fuencis Rausell