El presidente de EE.UU. y candidato a la reelección, Barack Obama, se adjudica también Pensilvania, un estado bisagra de tradición demócrata en el que los republicanos han ido ganando terreno en los últimos años.

Según las proyecciones de las cadenas de televisión, con cerca del 30 % del escrutinio, Obama se impone al aspirante presidencial republicano, Mitt Romney, con un 60 % de los votos frente al 39 %.

Pensilvania otorga 20 votos electorales de los 270 necesarios para ser elegido presidente.

Romney estuvo pujando hasta el último minuto por Pensilvania y este martes, día de la jornada electoral en EE.UU., hizo campaña en ese estado con una visita a Pittsburgh.