Los nueve miembros de la nueva Corte Constitucional de Ecuador juraron hoy su cargo en una ceremonia en la Asamblea Nacional en la que los sectores de oposición expresaron su rechazo por el proceso de selección de los integrantes.

El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), el oficialista Fernando Cordero, tomó juramento a los nuevos miembros tras declarar en Comisión General a la Asamblea, donde legisladores de oposición abandonaron la sala en señal de protesta.

En declaraciones a la prensa posterior a su juramento, algunos magistrados aseveraron que ejercerán sus cargos con total independencia del Ejecutivo.

El magistrado Antonio Gagliardo, hermano del asambleísta oficialista Gastón Gagliardo, se declaró "independiente" y defendió el proceso de selección.

En cambio, asambleístas de oposición afirmaron que no hubo transparencia en el proceso y dijeron temer que la nueva corte, que es la máxima autoridad en la interpretación de la Carta Magna, esté supeditada al Ejecutivo.

"Esta será una corte que, desde el punto de vista jurídico, no le va a aportar nada al país, más bien será un peligro latente para la democracia ecuatoriana porque todo lo que caiga en estas manos no será ni siquiera hecho por ellos, sino prefabricado en Carondelet", dijo el parlamentario Andrés Páez en referencia al palacio que es la sede del Ejecutivo.

De los nueve nuevos magistrados, Patricio Pazmiño, Ruth Seni y Manuel Viteri fueron propuestos por el Ejecutivo y, además, fueron integrantes de la Corte Constitucional de transición.

Otro integrante con vínculos con el Gobierno es Fabián Jaramillo, quien es coordinador jurídico de la Secretaría de Planificación y Desarrollo (Senplades), la dependencia de planificación económica del Ejecutivo, según el diario público El Telégrafo.

Gagliardo fue el fiscal que desestimó una denuncia del diario El Universo contra el juez Juan Paredes, quien condenó al rotativo en un proceso por injurias al jefe de Estado, Rafael Correa.

El diario mantenía que el magistrado no escribió la sentencia, sino que ésta fue cargada en su computador a través de una memoria USB externa. La exjueza Mónica Encalada, encargada durante un tiempo del caso, aseveró que Paredes le reveló que el verdadero autor era Gutemberg Vera, letrado del presidente.

Gagliardo concluyó que no se podía determinar el origen del archivo que se cargó en el "pendrive" o su autor.

También son jueces de la nueva corte Wendy Molina, hasta ahora asesora de Pazmiño; y Alfredo Ruiz, decano de una facultad de derecho.

Completan la lista dos personas vinculadas con el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), el cual estuvo encargado de coordinar el proceso de selección de los magistrados: Tatiana Ordeñana, integrante de ese consejo, y María del Carmen Maldonado, asesora de su presidente.

Una Comisión Calificadora compuesta por personas nombradas por la Legislatura, el Ejecutivo y el Cpccs eligieron a los nuevos jueces tras un concurso público.

Elaboró la lista final en una reunión a finales de octubre que fue a puerta cerrada por decisión de Pamela Martínez, presidenta de la Comisión y exasesora de Correa, lo que provocó las protestas de la prensa congregada para cubrir la sesión.

Se trata de la primera Corte Constitucional constituida según las normas de la Carta Magna de 2008, que estipula que los magistrados tendrán un mandato de nueve años, sin reelección inmediata, y serán renovados por tercios, cada tres años.