El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, quien se reunió hoy en Haití con el mandatario Michel Martelly, se comprometió a ayudar a 60.000 familias afectadas por el terremoto de 2010 y a 20.000 damnificadas por el huracán "Sandy".

Kim expresó el compromiso de la institución en favor de los damnificados por estas catástrofes naturales durante su primera visita al caribe desde que asumió el cargo, informó la Presidencia haitiana en un comunicado.

El presidente del BM participó en la reciente cumbre del Grupo de los Veinte (G20), que se realizó en México.

Además del apoyo del BM a las 20.000 familias de afectadas por "Sandy", que dejó 54 muertos y una veintena de desaparecidos, Jim Yong Kim anunció en una conferencia de prensa que durante los próximos quince meses otras 60.000 familias que todavía malviven en campamentos provisionales desde el terremoto de 2010 podrán dejar esos asentamientos.

Para ello el BM pagará un año de alojamiento a esas personas, que recibirán formación profesional para responder a sus necesidades en el futuro.

Cerca de 400.000 haitianos, de los 1,5 millones de damnificados que causó el terremoto de 2010, permanecen todavía en campamentos provisionales diseminados por Puerto Príncipe, la mayoría bajo tiendas de campaña, carpas y lonas.

Jim Yong Kim se reunió en el Palacio Nacional con el presidente de Haití, Michel Martelly, quien desea que el BM considere al país como prioritario en el ámbito de la lucha contra la pobreza extrema, señaló la Presidencia.

El mandatario resaltó que tras el paso del huracán "Sandy", de la tormenta "Isaac" y en medio de los problemas de hambre que afronta el país el balance es pesado en Haití.

"Más de 50 muertos, pérdidas importantes en la agricultura, la destrucción del 70 por ciento de las cosechas, amenaza de malnutrición para un millón de habitantes, destrucción de infraestructuras viarias, sin olvidar un aumento de los casos de cólera" (enfermedad de la que Haití sufre una epidemia que ha dejado más de 7.500 muertos), subrayó.

El presidente del BM envió un mensaje de solidaridad a los afectados por "Sandy": "Es una tragedia, y estamos con aquellos que han perdido a seres queridos", dijo.

Sobre la situación general del país caribeño, Jim Yong Kim consideró que "se han alcanzado importantes progresos en la reconstrucción de Haití, pero será necesario desplegar esfuerzos sostenidos durante mucho tiempo para lograr la reconstrucción del país y asegurar su desarrollo".

"Estamos determinados a ayudar a Haití en el momento en que el país pasa del estadio de la reconstrucción de urgencia al del desarrollo económico a fin de crear oportunidades para todos", agregó.

Por otra parte, el enviado especial del BM en Haití, Alexandre Abrantès y la ministra haitiana de Economía y Finanzas, Marie Carmelle Jean Marie, firmaron un acuerdo para la puesta en marcha de dos proyectos, uno de reconstrucción de infraestructuras públicas e instituciones de gobernanza con un presupuesto de 35 millones de dólares y otro sobre reconstrucción de infraestructuras energéticas por un volumen de 90 millones de dólares.