El Memorial en homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11-S en Nueva York reabrió hoy sus puertas al público una semana después de que el paso del huracán "Sandy" por la costa este de Estados Unidos causase graves inundaciones en el lugar.

"Por favor sean pacientes. Mientras las labores de recuperación continúan, el número de visitantes diarios será limitado", anuncia en su página web la organización encargada de gestionar el Memorial del 11-S, que operará menos horas de lo habitual, entre las 10.00 y las 16.00 locales.

La devastación ocasionada por "Sandy", que tocó tierra en Nueva Jersey el lunes 29 de octubre, golpeó con especial fuerza el sur de Manhattan e inundó las dos fuentes construidas exactamente donde se erigían las Torres Gemelas antes de desplomarse por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Ha costado cerca de una semana achicar el agua que había dejado anegado todo el Memorial, situado en la zona de evacuación obligatoria decretada por las autoridades antes de la llegada del huracán.

El centro de visitantes todavía permanece cerrado.

El árbol del World Trade Center que sobrevivió a los atentados del 11-S ha sobrevivido a la tormenta, que ha dejado a su paso un total de 42 muertos en la Gran Manzana y unos masivos cortes de electricidad que afectan todavía hoy a más de un millón de personas en Nueva York y su área metropolitana.

En el conjunto de EE.UU. cerca de un centenar de personas perdieron la vida a consecuencia del huracán.

El destructor paso de "Sandy" por la costa noreste de Estados Unidos también ha obligado al cierre de la Estatua de la Libertad hasta nuevo aviso, mientras se realizan trabajos de recuperación en la pequeña isla en la que se encuentra, anuncia en su web el Servicio Nacional de Parques.

Precisamente un día antes de la llegada de "Sandy" a EE.UU., el histórico monumento había celebrado su 126 cumpleaños con la reapertura de su corona al público después de haber permanecido cerrada durante un año por unas obras de restauración para reforzar la seguridad de los visitantes.