A pocas horas de que abran los colegios electorales en Estados Unidos, Malik Obama, hermanastro keniano de Barack Obama, tiene claro que su pariente será reelegido presidente por una sencilla razón: "Él -dice con orgullo- es el mejor".

"Los americanos, con su sabiduría, reelegirán al mejor hombre, y sé que el mejor hombre es mi hermano", afirma, en una entrevista con Efe, Malik, portavoz de la familia que tiene el presidente en Kogelo, una pequeña localidad situada en el oeste de Kenia.

"Inicialmente, nadie pensó que Barack fuera a salir elegido la primera vez, y sucedió contra todo pronóstico", explica el "hermano", un empresario de 54 años propietario de varios negocios, en su amplio despacho del único hotel-restaurante de Kogelo.

El establecimiento se llama "Centro de Recreo y Descanso Barack H. Obama" en honor a su padre, Barack Hussein Obama, un economista que trabajó para el Gobierno de Kenia y cuya primera esposa fue madre de Malik, mientras su segunda mujer dio a luz al presidente.

"¿Porqué no va a superar los obstáculos de nuevo esta vez? No tengo duda de que lo hará", sentencia el hermanastro del mandatario estadounidense, quien, a pesar de compartir genes con Obama, guarda un escaso parecido físico con el político demócrata.

Recostado en un gran sillón de cuero negro, Malik, acostumbrado a tratar con la prensa desde que Obama alcanzara fama mundial en las elecciones de 2008 con su célebre consigna de "Yes we can" ("Sí, podemos"), quiere hacer llegar los consejos más eruditos a su "hermano", tres años menor que él.

"Debes usar tu sabiduría en las decisiones que tomes y ser fiel a ti mismo. Recuerda que este mundo tiene derecho a vivir en paz y prosperidad", le recomienda Malik a Obama horas antes de la pugna en las urnas con su gran rival, el candidato republicano Mitt Romney.

Pese a haberse encontrado en contadas ocasiones con su "hermano", un rápido vistazo al moderno hotel-restaurante de Malik en Kogelo revela su gran admiración por el presidente de EEUU.

En una de las salas del establecimiento, que contrasta con las chozas de barro y los rústicos campos de cultivo que se reparten por el pueblo, Malik ha colgado en las paredes diversas fotos.

Entre ellas, destacan media docena de instantáneas con Obama: unas más recientes, después de haber llegado a la Casa Blanca, y otras de cuando aún era un joven anónimo que trataba de buscar sus raíces durante varias visitas a Kogelo, donde nació su padre.

Con voz pausada, Malik aclara que, en su infancia, su padre le habló de Barack, pero que no fue hasta 1985, durante un viaje a Washington, cuando se conocieron personalmente.

"Me pareció un hombre muy afable, con los pies en la tierra. Esa fue mi primera impresión de Obama", comenta Malik sentado a la mesa de su despacho, decorada con dos banderitas: una de EEUU y otra de Kenia.

El pariente keniano afirma, además, que jamás pensó que Obama "se convertiría en alguien tan importante", puesto que, en aquel entonces, ya con 24 años, el líder del país más poderoso del mundo "ni siquiera hablaba de política".

"Desde el primer momento congenié con Barack, lo que nos ha llevado a desarrollar una relación íntima", cuenta Malik, al recordar con orgullo que fue el padrino del presidente en la boda con la ahora primera dama estadounidense, Michelle.

Aunque se llevan muy bien, Malik comprende que el primer jefe de Estado negro de EEUU no haya visitado la tierra de su padre desde que accediera al cargo, algo criticado por un amplio sector de la sociedad keniana.

"Entiendo -explica- que no haya venido, porque tiene muchas responsabilidades. Venir a ver a su familia de Kenia no es su obligación, porque él no ha nacido aquí".

"Sé que está muy ocupado ahora. Lo he hablado con él y, cuando no esté tan ocupado, estoy seguro de que vendrá", añade Malik, que creció en Nairobi y, pese a ser un importante empresario, consultor y creador de una fundación, eligió afincarse en su querido Kogelo.

En su opinión, "lo importante es que la prominencia de la posición que ocupa Barack se ha filtrado hasta el lugar natal de su padre, que es Kogelo. Ahora este pueblo es parte de la historia".

"Tan sólo esperamos -zanja Malik- que el éxito de Obama en EEUU pueda convertirse también en un éxito para Kogelo, Kenia y África".

HASH(0x9d9cbbc)

Helen Cook