El Gobierno de Panamá dijo hoy que espera que mañana inicie, "sin pre-condiciones", el diálogo con grupos representativos de Colón para superar el conflicto que el mes pasado dejó tres muertos y pérdidas millonarias durante protestas contra una ley para privatizar su Zona Libre, que ya fue derogada.

La ciudad portuaria de Colón, a unos 80 kilómetros de la capital panameña, albergará mañana la primera ronda de diálogo entre el Ejecutivo del presidente panameño, Ricardo Martinelli, y dirigentes gremiales y civiles de esa localidad agrupados en el llamado Frente Amplio colonense.

Las partes buscarán concertar un plan integral para el desarrollo de la provincia de Colón, lo que, según el Gobierno, permitía la derogada Ley 72, que fue rechazada por las fuerzas vivas de esa provincia por considerar que solo abría la puerta a la pérdida patrimonial para el Estado.

"Lo importante de ir al diálogo es ir sin pre-condiciones, con una mente amplia", dijo este martes el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, tras una reunión de coordinación del equipo negociador gubernamental, integrado por varios ministros y viceministros.

El Frente Amplio entregó ayer a Fábrega una serie de peticiones que considera necesarias para iniciar el proceso negociador, entre ellas que se otorgue una compensación para los familiares de los fallecidos en las protestas y la liberación de los detenidos y anulación de las medidas judiciales en su contra.

La reunión de mañana se realizará en la residencia del obispo de la Diócesis de Colón y Guna Yala, Audilio Aguilar, y será para definir la metodología de las conversaciones, añadió el ministro panameño de la Presidencia, Roberto Henríquez.

Las protestas contra la llamada Ley 72 se prolongaron casi dos semanas y dejaron tres muertos, entre ellos un niño de 10 años, decenas de detenidos y perdidas millonarias en la Zona Libre de Colón, la segunda más importante del mundo después de Hong Kong.

La polémica norma, que permitía privatizar la zona franca, fue aprobada por la mayoría oficialista parlamentaria el 19 de octubre y sancionada ese mismo día por Martinelli, quien la derogó el pasado 28 de octubre.

Aquel día, el gobernante lamentó las pérdidas humanas, habló de una supuesta falta de comprensión de la derogada ley y llamó a un diálogo sobre los planes futuros para desarrollar la provincia de Colón.

El Gobierno también anunció este martes que en el marco del diálogo con los grupos organizados de Colón se pondrá en marcha a partir del próximo jueves un proyecto de tratamiento de aguas residuales, así como una jornada de limpieza y pintura en el casco antiguo de esa ciudad, la puerta en el Atlántico del Canal de Panamá.