El crítico de cine español Antonio Santamarina lamentó hoy en una entrevista a Efe que hasta la llegada de la crisis en España "no hubo unidad para la cultura" porque se fomentó "un modelo de gaseosa, donde importaba más el acontecimiento que el contenido".

Santamarina es uno de los invitados de la vigésima cuarta edición del Festival de Cine Europeo de Lima, que se celebra del 24 de octubre al 15 de noviembre y donde se proyectarán once largometrajes españoles de un total de 53 películas procedentes de 17 países diferentes.

El crítico e historiador cinematográfico expresó la necesidad de que los Gobiernos, como el de Francia, entiendan que "la cultura es beneficiosa económicamente porque es rentable y no se debe recortar ni en tiempos de crisis".

"Hasta ahora en el cine español ha tenido cierta vitalidad pero el que manda es el cine estadounidense y la segunda división es el francés, que tiene otro tipo de ayudas y posibilidades. Si seguimos así nos queda competir con Italia e Inglaterra", comentó.

Asimismo, el gerente del Cine Doré de Madrid, donde se ubica la Filmoteca Española, señaló que antes de la crisis "se habían hecho determinados avances en Europa en cuanto a exhibición de películas, como circuitos y foros, que deberían reforzarse para proseguirlos".

En Lima, Antonio Santamarina presentará una selección de cuatro películas del director español Álex de la Iglesia y también ofrecerá una conferencia sobre su cine a partir de su libro "Álex de la Iglesia, la pasión de rodar".

En concreto introducirá los largometrajes "El día de la bestia" (1995), "La comunidad" (2000), "Crimen perfecto" (2004) y "Balada triste de trompeta" (2010).

Según el crítico, "las cuatro dan una imagen de una de las partes del cine de De la Iglesia, porque mezclan varios géneros y todas ellas giran alrededor de personajes que viven más en la ficción que en su propia realidad, donde ninguno de ellos sabría vivir".

"Además todos viven en su particular castillo, ya sea la pensión, la comunidad de vecinos, el gran almacén o el circo, lo que demuestra que Álex concibe el cine como un juego de rol, donde él es el máster que elige con qué piezas jugará y sobre qué se jugará a través del guión que posteriormente pone en escena", continuó.

Santamarina opinó que este director "siempre ofrece un aire distinto" al cine español porque "navega mucho por su cuenta con películas que son una especie de islas en su propio universo de humor grotesco y absurdo".

El experto en cinematografía indicó que en Suramérica el cine de De la Iglesia tiene una percepción casi satánica porque se dio a conocer con "El día de la bestia" y vaticinó que asentará esa percepción cuando estrene "Las brujas de Zugarramurdi".

Antonio Santamarina también presentará la película "Paisito" (2010), de la directora española Ana Díez, sobre la que ha escrito el libro "Los paraísos perdidos. El cine de Ana Díez".

Sobre el festival de cine europeo en Lima valoró su labor de "presentar diversos platos", con propuestas "más suaves y más duras", pero destacó las españolas "Chico y Rita" (2010), Guest (2010), "La mosquitera" (2010), la alemana "Soul Kitchen" (2010) y la portuguesa "Singularidades de una chica rubia" (2009).

También destacó el homenaje al director griego Theodoros Angelopoulos, autor de una de sus películas preferidas, "La mirada de Ulises", aunque el certamen ofrecerá otras "dos magníficas películas suyas: "Paisaje en la niebla" (1988) y "El paso suspendido de la cigüeña" (1991).