El ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Mohamed Kamel Amro, que llegó hoy al Líbano en una visita oficial de dos días, afirmó que su país está dispuesto a ayudar al Líbano a salir de su crisis, aunque ésta "debe ser resuelta desde su interior".

"Egipto apoya las decisiones del pueblo libanés y está preparado para hacer cualquiera cosa que sea en su interés", afirmó Amro a la prensa después de reunirse con el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri.

El responsable egipcio, que se entrevistó anteriormente con el jefe del partido Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, y con el líder de los Kataeb, el expresidente Amin Gemayel, calificó sus encuentros de "fructíferos".

"Puedo asegurarles que, a pesar de que Egipto está pasando por una transición tras la elección presidencial y la formación del gobierno, continúa apoyando a sus hermanos, principalmente en la región árabe, y por supuesto al Líbano, que está a la vanguardia de ellos", señaló Amro.

"No traje una iniciativa, pero expresé el interés de Egipto por el Líbano. La solución debe venir del propio pueblo libanés, que ha salido victorioso de muchas crisis. Estamos seguro de que podrá superar cualquier reto, como la historia lo ha demostrado", explicó.

El asesinato del jefe de la Inteligencia de la Policía, el general Wisan al Hasan, el pasado 19 de octubre en un atentado con coche bomba, sumergió al Líbano en una crisis profunda, agravando la división existente por la guerra en Siria.

En relación con ese país, Amro aseguró que "la tragedia afecta al corazón de todos los árabes y desde el comienzo de la crisis, Egipto ha tratado de encontrar una solución rápida".

Por ello, aseguró que El Cairo está en contacto con todas las partes, para que se pueda "aprender de lo que sucedió a nuestro alrededor", en referencia a su país, Túnez y Libia.

Amro agregó que su país está desempeñando "una labor relevante" con los grupos de la oposición siria para que unifiquen sus posturas.