El español David Ferrer, flamante ganador de su primer Másters 1.000 en París, se sobrepuso al cansancio con que llegó al O2 Arena de Londres para ganar por 6-3, 3-6 y 6-4 al argentino Juan Martín del Potro, en su primer partido de la Copa de Maestros tras 2 horas y 16 minutos.

A pesar de haber disputado la semana pasada el Másters 1.000 de París-Bercy, el tenista alicantino, quinto del mundo, se mostró infatigable y en una exhibición de persistencia y veteranía se deshizo en un igualado duelo a tres sets del siempre peligroso argentino, séptimo en el ránking ATP.

Después de imponerse con relativa facilidad en el primer set, Ferrer, de treinta años, sucumbió ante el potente tenis de un envalentonado Del Potro en el segundo.

Sin embargo, cuando parecía que Ferrer estaba acusando el cansancio de las últimas semanas de competición, el alicantino desplegó de nuevo su recital de juego desde el fondo de la pista en la última manga, en la que terminó imponiéndose por 6-4.