Un atacante suicida que conducía un vehículo cargado de explosivos detonó el martes la bomba cerca de una base militar iraquí durante el cambio de guardia, al norte de Bagdad, matando por lo menos a 27 personas e hiriendo a más de 40, según las autoridades.

La carga fue detonada al mediodía cuando salía la tropa de la base de Taji, a 20 kilómetros (12 millas), al norte de la capital, según la policía. Entre los muertos hubo 19 soldados y resultaron dañados varios vehículos, según la fuerza pública.

El número de bajas fue elevado porque muchos de los uniformados caminaban hacia y desde un estacionamiento donde abordan y descienden de minibuses que los llevan y traen del trabajo, según las autoridades.

Con frecuencia los insurgentes atacan a las fuerzas de seguridad para minar la confianza en el gobierno encabezado por los chiíes. Aunque la violencia ha disminuido en Irak desde los peores días de la insurgencia sectaria, los ataques y atentados siguen siendo acontecimientos frecuentes.

Las autoridades dijeron que muchos de los heridos fueron igualmente soldados y advirtieron que el número de bajas podría aumentar porque algunos de los lesionados se encuentran en estado crítico.

Los empleados de un hospital confirmaron el número de bajas, aunque todos ellos hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dialogar con la prensa.

Fue el segundo atentado dinamitero en Taji en menos de 24 horas. El lunes, la policía dijo que un vehículo cargado de explosivos fue detonado al paso de una patrulla militar cerca del lugar en el que fue perpetrado el ataque del martes, hiriendo a 8 personas. Otra bomba detonada el lunes cerca de un mercado al aire libre en un suburbio chií de Bagdad mató a cuatro personas.

___

Los periodistas de Associated Press Bushra Juhi y Sinan Salaheddin contribuyeron en Bagdad a este despacho.

___

Adam Schreck está en Twitter como: http://twitter.com/adamschreck