El presidente del Banco Central de Chile, Rodrigo Vergara, afirmó hoy que aunque tiene una posición de liderazgo en la región, al país aún le falta mucho para llegar al desarrollo económico y, por lo tanto, "no puede caer en el conformismo".

"Chile está hoy en un lugar privilegiado dentro de América Latina, los niveles de desarrollo social son muy superiores a los de varios países de la región, pero eso no nos puede hacer caer en el conformismo", subrayó Vergara durante un seminario organizado por la empresarial Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).

"Si nos comparamos con economías desarrolladas, nos damos cuenta que a nuestro país aún le falta bastante camino para lograr niveles de desarrollo", añadió.

Según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) conocido la semana pasada, Chile liderará este año el PIB per cápita en Latinoamérica, con 18.354 dólares, seguido por Uruguay (15.840) y México (15.300).

El informe destaca además que el PIB per cápita de Chile, ajustado por la paridad de poder adquisitivo, superará en dos años los 20.000 dólares.

El gobierno chileno, en tanto, ha calculado que el PIB per cápita alcanzará este año a 19.099 dólares.

El presidente del Banco Central puso hoy paños fríos a las cifras, al apuntar que de todas maneras el ingreso per cápita de Chile aún está por debajo del promedio de los países de la OCDE (unos 41.000 dólares).

Además, acotó, los índices de pobreza (14,4 %) siguen por encima de los de esos países, "y tenemos varios desafíos en materia de distribución del ingreso e igualdad de oportunidades".

A lo anterior, "debemos sumar la calidad de la educación, que aparece en niveles persistentemente bajos cada vez que se realiza un ránking de competitividad", advirtió.

En ese contexto, Rodrigo Vergara llamó a buscar caminos que incrementen la competitividad de Chile y así acceder a más mercados y en mejores condiciones.

También, dijo, es "altamente necesario" que se avance en el desarrollo de una matriz energética equilibrada, que reduzca los costos en ese ámbito y que permita a las empresas chilenas ser más competitivas.

Tras aclarar que el tema energético "no es materia directa" de competencia del Banco Central, llamó "a quienes tienen responsabilidades en esa área" a tomar las iniciativas y el liderazgo que corresponda "para evitar que se sigan demorando las necesarias inversiones que deben hacerse en ese sector".

También intervino en el seminario el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien calificó de "privilegiada" la situación que muestra la economía chilena frente al panorama internacional.

La actividad económica creció el pasado septiembre un 4,6 % interanual, más de lo esperado, según informó este lunes el Banco Central, y promedia un 5,4 % en lo que va del año, ligeramente por encima de las proyecciones oficiales para el 2012, situadas en un rango de un 4,75 a un 5,25 %.

"Chile sigue sorteando muy bien la crisis", aseguró el responsable de las finanzas públicas, que destacó que la economía chilena "crece y genera empleo, lo que habla de una "enorme resiliencia" frente a la crisis externa.

Matizó, en todo caso, que esa crisis sí ha afectado a la economía del país, "aunque en menor medida".