Al menos dos personas -un hombre y una mujer- resultaron hoy heridos en un barrio de Nairobi por la explosión de una bomba de fabricación casera, informó la Policía.

La explosión ocurrió en torno a las siete de la mañana hora local (04:00 hora GMT) en un puente de Eastleigh, un barrio radicado en el este de la capital keniana cuya población es mayormente de origen somalí.

"Dos personas sufrieron heridas y fueron evacuadas al hospital", afirmó el jefe de operaciones policiales de Nairobi, Wilfred Mbithi.

"Sospechamos que se trata de un artefacto explosivo de fabricación casera", indicó Mbithi, citado por la radio local Capital FM, al subrayar que la bomba hizo "una fuerte explosión".

Expertos de la Policía y del Ejército se han desplazado al lugar del suceso, donde el tráfico estuvo cortado varias horas, para examinar el explosivo.

Mbithi agregó que se ha abierto una investigación para determinar si el incidente guarda relación con la milicia radical islámica somalí Al Shabab, que ha amenazado reiteradamente con atentar contra intereses kenianos.

Desde que en octubre de 2011 el Ejército de Kenia entró en Somalia en respuesta a una oleada de secuestros en suelo keniano -obra de Al Shabab, según el Gobierno de Nairobi-, el país africano se encuentra bajo amenaza terrorista y ha sufrido numerosos ataques.

Al Shabab, que a principios de año anunció su adhesión formal a la red terrorista Al Qaeda, controla amplias zonas del centro y el sur del Somalia, donde el frágil Gobierno somalí todavía no está en condiciones de imponer su autoridad.

Las tropas de la Misión de la Unión Africana (AMISOM), el Ejército somalí, las fuerzas etíopes y milicias progubernamentales combaten a los islamistas, que tratan de instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.