El conductor del coche en el que murió la bisnieta del expresidente sudafricano Nelson Mandela la noche de la inauguración del Mundial de Fútbol 2010 de Sudáfrica fue absuelto hoy de todos los cargos que se presentaban contra él, entre ellos el de homicidio culpable y conducir bajo la influencia del alcohol.

Según informó la agencia de noticias sudafricana Sapa, que cita al abogado de la defensa, Hulme Scholes, el Tribunal de Johannesburgo aseguró que las pruebas que ha presentado el Estado de Sudáfrica no son suficientes para condenar a Sizwe Mankazana, de 25 años, a la vez que calificó el suceso de "accidente insólito".

Mankazana conducía el coche en el que viajaba la bisnieta de Nelson Mandela, Zenani Mandela, la noche del 11 de junio de 2010, que sufrió un accidente cuando regresaban del concierto de la ceremonia de inauguración de la Copa del Mundo de Fútbol celebrada en Sudáfrica.

El coche, un Mercedes-Benz, se empotró contra una barrera de acero, que penetró dentro del vehículo, lo que causó la muerte instantánea de Zenani, de 13 años.

Tras el accidente, se le acusó de homicidio culpable, de conducir bajo la influencia del alcohol, y de conducción temeraria.

Después de ser absuelto, Mankazana, hijo del compañero sentimental de la hija de Nelson Mandela, Zenani Mandela-Dlamini, en el momento del accidente, aseguró que "no va a celebrar" la decisión del Tribunal de Johannesburgo.

"Doy gracias que el juicio ha llegado a su fin. Sobre todo, doy gracias a que todos los que quisieron a 'Zeni' ahora saben cuáles fueron las verdaderas circunstancias de su muerte", afirmó Makazana en un comunicado.

"Espero que la verdad nos ayude a todos a curarnos, pero temo que el dolor estará con nosotros para siempre", agregó.

La muerte de la joven bisnieta del expresidente y Premio Nobel de la Paz de 1993 empañó el inicio del mayor acontecimiento deportivo celebrado en Sudáfrica y en todo el continente africano.