Una delegación del Gobierno colombiano viajó hoy a Cuba para reunirse con representantes de las FARC en un encuentro preparatorio del diálogo formal previsto para el próximo 15 de noviembre en La Habana, informaron a Efe fuentes oficiales.

"Viajaron hoy" los representantes gubernamentales, dijo a Efe la fuente, que pidió la reserva de su identidad y que no entregó detalles sobre el número de personas que participarán en esta reunión técnica, en la que se definirán aspectos logísticos de las conversaciones que arrancarán el 15 de este mes.

El pasado viernes, Bernardo Salcedo, uno de los delegados suplentes del equipo negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), anunció que la reunión, prevista inicialmente para hoy, se postergaba para este martes.

Tras la instalación de la mesa de diálogo, el pasado 18 de octubre, en Oslo, las partes acordaron que las conversaciones de paz, con las que buscan poner punto final al conflicto interno que sufre el país desde hace cerca de medio siglo, continuarán en La Habana, a partir del próximo 15 de noviembre.

El presidente del Congreso colombiano, Roy Barreras, dijo hoy que de cara al inicio de esta segunda fase del proceso de paz es necesario que la guerrilla reconozca sus víctimas y las repare.

"Algo fundamental es que tienen que ser consientes de que esta oportunidad es única y que el diálogo no será eterno", afirmó el legislador.

"La paz es ahora o nunca, por eso la importancia de tener en cuenta todas las víctimas del conflicto, se equivoca la guerrilla si cree que llegará la paz sin justicia y reparación", advirtió en declaraciones a radio Caracol desde Pasto (suroeste), donde la Comisión de Paz del Congreso socializa el alcance de los diálogos.

Esta nueva etapa de los diálogos de paz avanza tras los combates de las últimas semanas que han dejado al menos seis policías y medio centenar de guerrilleros muertos desde que comenzó el proceso de paz.

La agenda de diálogo del Gobierno colombiano con las FARC tiene como ejes buscar una solución al problema de la tierra, el abandono de las armas por parte del grupo guerrillero, la entrada de los rebeldes desmovilizados en la vida política, la solución al problema del narcotráfico y la reparación a las víctimas del conflicto.

Según lo acordado entre las partes, cada equipo negociador plenipotenciario, contará con cinco miembros en la mesa, pero podrán extenderse hasta 30 personas, que pueden participar en las discusiones en un momento determinado.

El exvicepresidente colombiano Humberto de la Calle encabeza el equipo negociador del Gobierno, mientras Luciano Marín, alias "Iván Márquez", hace lo propio con el de las FARC.

En agosto pasado fue suscrito el llamado "Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", de poco más de cinco folios y seis puntos, al cabo de seis meses de "conversaciones exploratorias" llevadas en secreto.

Cuba actúa además como garante del proceso, al igual que Noruega, mientras que Venezuela y Chile fueron designados acompañantes.

La guerrilla de las FARC está en armas desde 1964 y cuenta con unos 8.500 combatientes, según cifras militares.

El nuevo embajador de Colombia ante la Santa Sede, Germán Cardona Gutiérrez, que presentó hoy sus cartas credenciales a Benedicto XVI, le pidió al papa su bendición para estas conversaciones de paz.

"Para las conversaciones de paz pido, en nombre de nuestro presidente, Juan Manuel Santos, y del pueblo colombiano, vuestra bendición apostólica sobre Colombia", le dijo Cardona al pontífice, según un comunicado de la embajada colombiana en Roma.