La compañía canadiense TransCanada anunció hoy que ha conseguido un contrato por valor de 400 millones de dólares estadounidenses para "construir, poseer y operar" el gasoducto Mazatlán de México.

El gasoducto recorrerá los 413 kilómetros que separan El Oro de Mazatlán en el estado de Sinaloa y se conectará con el gasoducto Topolobampo, que también construirá la compañía norteamericana.

La empresa canadiense se adjudicó la semana pasada la construcción y operación del gasoducto Topolobampo, un contrato valorado en 1.000 millones de dólares.

TransCanada ya posee y opera los gasoductos de Guadalajara y Tamazunchale en el centro de México y pronto empezará a construir la extensión de este último gasoducto.

El gasoducto Mazatlán tendrá 24 pulgadas de diámetro y una capacidad para transportar 202 millones de pies cúbicos al día cuando su construcción esté completada en el último trimestre de 2016.

El presidente de TransCanada, Russ Girling, dijo a través de un comunicado que están "satisfechos de trabajar con el Gobierno de México en una nueva infraestructura de gas natural que transportará gas natural a empresas y residencias".

TransCanada opera 68.500 kilómetros de gasoducto en Norteamérica conectadas a prácticamente todas las principales cuencas de gas natural de la región. Además es uno de los mayores proveedores de almacenaje de gas natural en Norteamérica y controla instalaciones que producen 10.900 megavatios de energía.