El gobernante Frente Sandinista ha ganado al menos 134 de los 153 municipios, incluida la capital nicaragüense, luego de unas polémicas elecciones municipales en las que las que la oposición nicaragüense y el gobierno de Estados Unidos, ha denunciado la falta de transparencia y credibilidad en el proceso electoral.

Los sandinistas, dirigidos por el presidente Daniel Ortega, que fue reelegido para otro mandato de cinco años en 2011, ha obtenido según el cómputo más reciente un 75,69 % de los votos, informó el lunes en rueda de prensa el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas.

Los sandinistas gobiernan actualmente en 109 municipios, incluidas 14 de las 17 cabeceras provinciales, entre ellas Managua.

La alcaldesa de Managua, la periodista oficialista Daysi Torres, que se presentaba a la reelección, ha obtenido 259.329 votos, frente a 30.659 de Alfredo Gutiérrez, un diputado suplente opositor, según los primeros datos oficiales provisionales.

"La tendencia es evidente, porque hay una diferencia de casi 230.000 votos" que favorecen a Torres, explicó Rivas. La capital es la principal plaza política del país después de la Presidencia con cerca de dos millones de habitantes, es administrada por el FSLN desde el año 2001.

Antes de que se divulgaran los primeros resultados oficiales a esa de la medianoche del domingo, los seguidores de los sandinistas festejaban por anticipado el triunfo en las calles de los diferentes municipios del país.

Pero la oposición tiene un punto de vista diferente.

"No creemos en los resultados dados por un Consejo Electoral completamente desprestigiado, sin ninguna credibilidad y jugando a favor del Frente Sandinista, dejando que hasta muertos figuraran como candidatos", dijo Eliseo Núñez, diputado del Opositor Partido Liberal Institucional.

Núñez se refiere a la polémica surgida antes de los comicios municipales donde se descubrió que en varios municipios del norte y centro de Nicaragua, estaban inscritos como candidatos a elecciones de alcaldes o concejales personas que habían muerto, que se encuentran en el extranjero o que simplemente desconfían que estaban propuestos para tales cargos.

"Nosotros participamos porque el pueblo debe tener una opción, pero sabemos que todo ha sido amañado (con trucos) para que aquí se haga lo que dice Daniel Ortega que es quien manda en el Consejo Electoral", añadió Núñez.

Antes de que se abrieran las Juntas Receptoras de Votos el domingo, la oposición denunció anomalías en el proceso de conformación de las mesas, los listados electorales alteradas y confusas, además de doble voto de parte de los simpatizantes del Frente Sandinista.

Luego de conocer los resultados el gobierno de Estados Unidos mostró su preocupación por la manera en que se desarrollaron los comicios, pues el gobierno de Nicaragua a través del Poder Electoral, "no logró demostrar un grado de transparencia que asegurara los nicaragüenses y la comunidad internacional de que el proceso reflejara fielmente la voluntad del pueblo nicaragüense".

"Las irregularidades observadas durante la jornada electoral incluyó que a los ciudadanos se les negó el derecho a votar, una falta de respeto a la confidencialidad de los votos, y los casos de los votantes se les permita votar varias veces", dice el comunicado del gobierno de Estados Unidos que añadió dichas prácticas han estropeado varias elecciones nicaragüenses recientes.

El gobierno de EE.UU instó al de Nicaragua para aplicar las recomendaciones de la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos las misiones de observación electoral realizadas, que recomendaron cambios de magistrados y reglas más claras, que hagan más transparente y creíble las elecciones.

La Misión de la OEA que estuvo en Nicaragua, encabezada por Lázaro Cárdenas Batel, resaltó en un comunicado la celebración de elecciones municipales en un ambiente de civismo en el que nicaragüenses pudieron ejercer su derecho al voto de manera pacífica. Sin embargo, remarcó la necesidad de hacer cambios importantes en el Poder Electoral, para hacer más creíble los comicios, ya que tal a como está actualmente genera dudas.

Unos 3,74 millones de nicaragüenses mayores de 16 años, la edad mínima para votar, estaban convocados para elegir a 153 alcaldes, con sus vicealcaldes y 6.076 concejales.