El aspirante republicano a la presidencia de EEUU, Mitt Romney, se comprometió hoy a representar "a toda la nación" si gana las elecciones de este martes y dijo que es momento de "empezar a construir un nuevo futuro" para el país.

"No representaré solo a un partido, representaré a toda la nación", aseguró Romney en su primer mitin del último día de campaña en el aeropuerto de Sanford, a las afueras de Orlando (Florida).

Recordó también a sus simpatizantes que hoy tienen una tarea pendiente, que es conseguir que la mayor cantidad de ciudadanos posible acuda a votar.

En las últimas semanas "habéis visto que hemos ganado fuerza", dijo un Romney convencido de que ganará las elecciones de este martes, a las que el presidente Barack Obama concurre como candidato demócrata en busca de un segundo mandato.

"Podemos hacerlo mejor", destacó el exgobernador al remarcar que "es momento de mirar hacia el futuro, de empezar a construir un nuevo futuro" para Estados Unidos.

Además, reiteró que en 2008 Obama "prometió un montón de cambio" y se ha quedado "muy corto", al acusar al presidente de justificar con "excusas" su falta de logros y de no tener un plan para relanzar la economía.

Romney también criticó a Obama por "no escuchar a las voces independientes" y repitió algunas de sus principales promesas de campaña: lograr la independencia energética de Estados Unidos en 2020, poner límites al gasto y al tamaño del gobierno, y eliminar la reforma sanitaria aprobada en 2010.

Tras su parada en Florida, un estado clave, Romney visitará en su último día de campaña otros territorios también decisivos como Virginia, donde dará dos mítines, y Ohio.

Cerrará su campaña esta noche junto a su esposa, Ann Romnney, con un acto en Manchester (Nuevo Hampshire), el estado donde anunció hace 17 meses que se presentaba a las primarias republicanas para pelear por la candidatura presidencial de su partido.

Romney pasará la jornada electoral en Boston (Massachusetts), donde votará el martes a primera hora, según su campaña, y esperará luego los resultados.

Las últimas encuestas muestran un empate entre Obama y Romney, aunque el demócrata lleva una leve ventaja en algunos estados cruciales y en las estadísticas elaboradas sobre la votación por anticipado.