La policía peruana se incautó de una tonelada de cocaína y detuvo a dos colombianos y un venezolano a quienes acusa de intentar embarcar la droga a Holanda, informó el lunes el ministro del Interior.

"El volumen (de la droga decomisada) es significativo y es sin duda uno de los grandes golpes que se ha dado al narcotráfico", declaró el ministro del Interior Wilfredo Pedraza, al presentar la droga decomisada, cuyo preció en el mercado negro europeo estimó en 50 millones de dólares.

La incautación se concretó tras una serie de operaciones realizadas el sábado en distintos puntos de Lima en las que, adicionalmente a los tres extranjeros, también fue detenido un peruano.

El primero en ser capturado fue el venezolano Percy Matos Sandoval, de 42 años, quien fue interceptado por las autoridades cuando en una camioneta transportaba 127 paquetes con droga y cuya captura dio pistas que condujeron al colombiano Roberto Gómez Herrera, de 38, al cual detuvieron cuando se desplazaba en un taxi después de haberse reunido con el venezolano y otros extranjeros, según describió el director general de la Policía Nacional, Raúl Salazar.

Al continuar con la investigación, la policía dio con otro colombiano, Edison José Ruiz Martínez, de 33 años, y el peruano José Panta Ortiz, de 45, en un inmueble en el cual se encontraron 650 paquetes de droga y en donde supuestamente esperaban el arribo de un vehículo para transportar el alijo. Dicho automotor fue localizado en un centro comercial y en cuyo interior había 100 paquetes de cocaína más, indicó Salazar.

El peso total de la droga fue de 995 kilogramos, precisó el jefe policial.

Pedraza dijo que estas operaciones muestra el compromiso del presidente Ollanta Humala para combatir el narcotráfico y precisó que en lo que va del año se han incautado 32.510 kilos de droga y 1,6 millones de kilogramos de insumos químicos usados en la elaboración de estupefacientes.