Las principales economías desarrolladas y emergentes reunidas en el G20 no han presionado a España para que solicite ayuda financiera internacional como medida para enfrentar la crisis, aseguró el lunes el ministro español de Economía, Luis de Guindos, quien dijo que su país está al menos para lo que resta del año en una buena situación de financiamiento.

"Ningún país intentó presionar a España ni España, el gobierno español, se dejaría presionar", dijo De Guindos en rueda de prensa en el segundo y último día de una reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 que se realiza en ciudad de México.

El ministro afirmó que el tema del posible rescate ni siquiera fue abordado la noche del domingo en la primera reunión de los ministros ni en la primera sesión del lunes.

Apenas hace unos días el presidente del gobierno español Mariano Rajoy dijo que su gobierno no veía la necesidad inmediata de solicitar apoyo internacional para enfrentar sus deudas, con relación a la posibilidad de recurrir a un programa de compra de bonos del Banco Central Europeo.

Bruselas ya concedió un préstamo de hasta 125.000 millones de dólares para sanear el problemático sector bancario español.

De Guindos aseguró que su gobierno hace todo el esfuerzo posible para el saneamiento bancario y realizar los ajustes presupuestarios necesarios.

Dijo que el anuncio del BCE de que si España lo solicita, activaría un programa de compra ilimitada de deuda soberana en el mercado secundario "es muy positivo", simplemente porque eso ha mandado señales para avanzar a eliminar los riesgos sobre el futuro del euro que han flotado alrededor de Europa.

Eso, añadió, "representa un elemento fundamental a la hora de sustentar confianza en el euro".

Desde que el BCE anunciará su programa el interés de la deuda española a largo plazo ha caído al entorno del 5,5%, muy por debajo del 7% que llegó a tocar hace solo unos meses.

"Es un programa que está abierto, que valoramos positivamente", dijo, pero no dio ninguna señal sobre qué tipo de condiciones se deberían tener para que se solicitara el rescate.

Subrayó que lo fundamental no es que solicite la ayuda, sino los mensajes de tranquilidad. "Todo lo que sea eliminar, disipar esas dudas a España le viene francamente bien", añadió.

Aseguró que para este año España tiene una situación "de liquidez relativamente holgada", además de que "hemos cerrado prácticamente lo que son nuestras necesidades de financiación este año".

Adelantó que el jueves se tiene previsto emitir un nuevo bono de deuda a un plazo de 20 años. "Este año está bien financiado el Tesoro español", dijo.

De Guindos dijo que "cuando considere oportuno (el gobierno español) tomará la decisión que considere oportuna".

España atraviesa su segunda recesión en tres años y padece un desempleo superior al 25%.

Nuevas cifras divulgadas el lunes por el Ministerio del Trabajo de la nación ibérica, señalaron que el número de personas registradas como desempleadas en España aumentó en 128.242 en octubre como parte de los estragos que la recesión sigue causando en el país, informó el lunes el Ministerio del Trabajo. Esto fue significó un incremento de 2,7% respecto de septiembre.

De Guindos reconoció que las nuevas cifras son "negativas", aunque consideró que el dato de octubre es "menos malo" al del mismo mes del 2011.

El gobierno del presidente Rajoy ha subido impuestos, reducir el gasto y bajar los salarios de empleados públicos, como parte de medidas de austeridad para reducir su déficit público que han provocado diversas manifestaciones de protesta.

España es la cuarta economía más grande de las 17 naciones que usan el euro.

La crisis de deuda en la zona euro ha llevado a que países como Grecia, Irlanda y Portugal hayan pedido rescates.