La región de Asia Pacífico, en la que se registra el mayor crecimiento económico, es el "nuevo eje" de la política exterior de España, dijo hoy a Efe en Laos el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo.

El jefe de la diplomacia española se encuentra en Vientiane, la capital del país asiático, al frente de la delegación que participa en la Cumbre Asia-Europa (ASEM), inaugurada hoy con la presencia de jefes de Estado y Gobierno o sus representantes de 51 países e instituciones.

"Estamos desarrollando un nuevo eje de la política exterior española, en Asia Pacífico", explicó García-Margallo, quien antes de la sesión inaugural mantuvo una reunión bilateral de casi una hora con su homólogo de Nueva Zelanda, Murray McCully.

Según subrayó, España, por "razones históricas, políticas y económicas", debe estar en Asia Pacífico, una zona que aglutina "los países que están creciendo".

En su encuentro, García-Margallo y McCully abordaron asuntos comunes como el de las candidaturas de sus países al Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2015-16 en calidad de miembros no permanentes y la cooperación en el campo de las energías renovables, un sector que Nueva Zelanda lidera en el Pacífico.

Los titulares de Exteriores también hablaron del 500 aniversario, que se cumple el año próximo, del descubrimiento español del Pacífico y García-Margallo transmitió a McCully una invitación para que Nueva Zelanda asista a la cumbre iberoamericana de Cádiz.

El ministro señaló que España, que según dijo "ha estado muy ausente durante mucho tiempo" de Asia Pacífico, participará en 2013 en la conferencia internacional sobre energías renovables que se celebrará en Nueva Zelanda.

También asistirá ese mismo año al Foro de las Islas del Pacífico, al que pertenecen los Estados insulares, Australia y Nueva Zelanda.

A la cumbre en Laos, en la que la actual crisis económica europea será el principal asunto, asisten más de una treintena de jefes de Estado o de Gobierno, entre ellos, los primeros ministros de China, Wen Jiabao, y de Japón, Yoshihiko Noda.

También intervendrán los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

La reunión de países europeos y asiáticos tiene lugar cuando el crecimiento económico de la vieja Europa se contrae y el de Asia está amenazado por la interdependencia que existe, y a pesar de que el continente, con China e India en cabeza, esta considerado ahora el mayor generador del crecimiento de la economía mundial.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo recientemente la previsión de crecimiento económico de Asia para este año y también el próximo, hasta el 6,7 y 7,2 por ciento, respectivamente, desde el 7,1 y 7,5 por ciento estimado en principio.

En 2011, el comercio de la Unión Europea con los países asiáticos que forman parte del foro Asia-Europa (ASEM) ascendió a 862.000 millones de euros (1,1 billones de dólares), de los que 532.000 millones de euros (698.000 millones de dólares) correspondieron a importaciones de productos asiáticos.

"El objetivo (del Gobierno español) es crecer y crear empleo y al ministerio del Exterior le corresponde recuperar la confianza en los mercados de fuera", dijo, antes de su intervención en la sesión plenaria de la cumbre para exponer el programa que la zona euro debe seguir para salir de la crisis actual y el impacto de esta en los países de la Unión Europea.

García-Margallo añadió que "la herramienta capital para recuperar la confianza es la marca España" y adelantó que el año próximo se llevarán a cabo visitas de alto nivel a China y Corea del Sur y durante 2013 se celebrará el año español en Japón.