La OTAN se mostró hoy abierta a discutir la posibilidad de desplegar misiles en la frontera entre Turquía y Siria si así lo solicita el Gobierno de Ankara, que ha bombardeado el territorio sirio en respuesta al persistente lanzamiento de obuses del otro lado de la frontera.

"No hemos recibido ninguna petición. De recibirla, los aliados tendríamos que considerarlo", explicó el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, en respuesta a preguntas durante una conferencia de prensa en Bruselas.

Según medios turcos, el Gobierno de Ankara tendría previsto solicitar a la OTAN el despliegue de un sistema de defensa con misiles Patriot en su territorio en caso de que haya una escalada en el conflicto.

Rasmussen, como ya hizo en el pasado, subrayó hoy que la Alianza Atlántica está "preparada para proteger y defender a Turquía si fuese necesario".

"Sería sorprendente si una alianza defensiva como la OTAN no tuviese planes de contención para defender a cualquier aliado", explicó, sin dar más detalles.

La Alianza ha seguido de cerca los sucesos en la frontera turco-siria, en especial después de que Ankara pidiese una reunión urgente de los embajadores del bloque cuando el pasado 3 de octubre un obús procedente del país vecino mató a cinco civiles.

Tras ese incidente, los otros miembros de la OTAN expresaron su total apoyo y solidaridad a Turquía y exigieron a Damasco que ponga fin a sus "flagrantes" violaciones del derecho internacional.