El Grupo de los Veinte destacó hoy las "medidas fundamentales" adoptadas en Europa para reformar sus herramientas de estabilidad financiera y resaltó su decisión de avanzar en favor de un mecanismo único de supervisión bancaria.

Así viene recogido en el comunicado final de la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 que se cerró hoy en esta capital, la última durante la presidencia de turno mexicana, que concluye formalmente a fines de este mes.

El foro de consultas entre países ricos y naciones en desarrollo destacó el "progreso significativo" a partir del plan de crecimiento económico y fomento del empleo fijado en la cumbre del G20 que se celebró en junio pasado en Los Cabos (México).

"Se han adoptado medidas fundamentales en Europa, incluyendo el lanzamiento del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), la decisión del Banco Central Europeo sobre las Transacciones Monetarias Abiertas" y el acuerdo adoptado por los líderes europeos para "establecer un único mecanismo de supervisión bancaria".

También destacó las reformas y la consolidación fiscal llevadas a cabo por varios países europeos, sin mencionar a ninguno en específico.

"Se necesita que continúe el actual empuje reformista en la Unión Europea en los campos fiscal y financiero con la intención de mejorar la competitividad y promover la estabilidad financiera", añade la declaración final.

El texto confía en que se ponga en ejercicio el mecanismo único de supervisión bancaria a lo largo del 2013 y que "finalicen las discusiones técnicas sobre el instrumento de recapitalización directa bancaria, con una estrategia más amplia para completar la arquitectura de la Unión Económica y Monetaria".

Respeto a otras áreas, el G20 dice que Estados Unidos "calibrará cuidadosamente el camino del ajuste fiscal para asegurar que las finanzas públicas se sitúen en un camino sustentable a largo plazo, mientras se evita una aguda contracción fiscal en el 2013".

También expresa la necesidad de que Japón haga progresos a medio plazo para su consolidación fiscal.

"Haremos todo lo necesario para fortalecer la salud general y el crecimiento de la economía global", dice el texto.

"Nuestro mayor foco en el próximo período -añade- será reconstruir la confianza y reducir los riesgos y la volatilidad en los mercados financieros internacionales, contribuir a un camino más rápido en la recuperación económica y la creación de empleos, y promover los pilares de un crecimiento fuerte, sustentable y equilibrado".

La declaración final, de 32 puntos, reconoce que el crecimiento mundial es "modesto" y que los riesgos a la baja "son todavía elevados", incluyendo los escenarios de Europa, de Estados Unidos, Japón y la desaceleración de algunos mercados emergentes.