Un equipo de investigadores suizos visitó el lunes la tumba en Cisjordania del líder palestino Yaser Arafat para determinar la mejor forma de desenterrar restos y extraer muestras antes de su exhumación prevista para finales de este mes, informó un funcionario palestino.

El equipo suizo, uno de dos grupos dispuestos para realizar indagaciones paralelas sobre la muerte de Arafat ocurrida en 2004, pasó una hora inspeccionando la tumba, ubicada en un mausoleo afuera de las oficinas del gobierno palestino en Ramala.

Un diplomático occidental, que habló con la condición del anonimato porque la investigación está en marcha, dijo que la exhumación posiblemente será el 26 de noviembre.

Tawfik Tirawi, jefe del comité palestino que investiga el deceso, informó que la visita del lunes era para "inspeccionar el lugar" antes de la exhumación. Se espera que los suizos regresen a finales de mes junto con investigadores franceses para exhumar el cuerpo.

Las nuevas investigaciones surgieron después de que un laboratorio suizo recientemente descubrió restos de polonio 210, un isótopo altamente radiactivo, en ropa que sería de Arafat, lo que causó nuevas acusaciones de que fue envenenado.

Su muerte en un hospital en Francia en noviembre de 2004 es todavía un misterio para muchos. Aunque la causa inmediata de su fallecimiento fue una apoplejía, nunca ha sido clara la causa esencial de una enfermedad que lo aquejó en sus últimas semanas, dando pie a persistentes teorías de conspiración de que tenía cáncer, sida o que fue envenenado.

Tampoco hay garantía de que la exhumación resuelva el misterio. El polonio 210 se descompone rápidamente y los expertos están divididos sobre si alguna muestra residual será suficiente para hacer pruebas.