La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, urgió hoy a EE.UU. a abordar rápidamente el llamado "precipicio fiscal" y el techo de la deuda y a Japón a poner en marcha políticas fiscales en el corto y mediano plazos.

En una rueda de prensa en la capital mexicana tras finalizar la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20, Lagarde dijo que la situación económica "sigue siendo difícil y la recuperación frágil", aunque destacó notables avances durante la presidencia mexicana de este foro de consultas.

En el actual contexto, consideró fundamental "la implementación de las políticas por parte de todos los tomadores de decisiones", sobre todo de los actores clave como Estados Unidos, Japón y la eurozona.

Sobre Estados Unidos, dijo que el llamado "precipicio fiscal" y el techo de la deuda suponen un riesgo en el corto plazo y un factor de incertidumbre para la economía global, por lo que deben ser abordados cuanto antes por el liderazgo de ese país.

Estados Unidos se enfrenta el año próximo a un "precipicio fiscal" si republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo antes de que termine este año para fijar un ritmo sostenido de consolidación fiscal, lo que puede derivar en un alza de impuestos y una importante reducción del gasto público en el 2013.

El presidente que sea elegido mañana en EE.UU. afrontará el reto de lograr el consenso político porque ya solo faltan dos meses para el 2013 y debe hallar una solución no solo en beneficio de la economía de EE.UU, sino también de la de otros países como México, Canadá y otras naciones que pueden verse afectadas por una contracción económica, agregó Lagarde.

En ese sentido, destacó criterios alcanzados por el Grupo de los Veinte (G20) en torno a la consolidación fiscal, y señaló que ésta debe ser al "ritmo correcto", "estructuralmente dirigida", en lugar de fijar metas nominales, y las medidas deben ser "tan amigables con el crecimiento como sea posible".

El paquete de consolidación fiscal debe ser combinado con políticas monetarias y reformas estructurales para que sean eficientes, apuntó.

Entre los logros alcanzados durante la presidencia mexicana del G20, que se cierra a fines de este mes, la titular del FMI destacó los acuerdos bilaterales alcanzados para obtener recursos adicionales por 461.000 millones de dólares para proteger a los miembros del Fondo contra la crisis.

Recordó que recientemente el FMI suscribió en Tokio acuerdos bilaterales por 219.000 millones de dólares y en unas semanas firmará otro lote de convenios por alrededor de 100.000 millones de dólares.

"Estamos al 80 % de compromisos" adquiridos para aumentar los recursos de la institución, celebró Largade, quien refrendó el compromiso del FMI para buscar soluciones y políticas que promuevan un crecimiento más sólido y avanzado, generen empleo y reduzcan la pobreza.

Asimismo, destacó el fortalecimiento del papel del FMI en la prevención de las crisis a través de una vigilancia integral que permitirá detectar las "vulnerabilidades en una economía cada vez más interconectada".

Sobre la presidencia rusa del G20, que arranca en diciembre próximo, dijo que ya están trabajando para completar la reforma al sistema de cuotas del FMI y concluir la revisión hacia finales de enero de 2013.

Sin embargo, admitió que de todos los países miembros del G20, sólo Estados Unidos y Argentina no han ratificado el aumento de cuota.