El base puertorriqueño José Juan Barea, de los Timbewolves de Minnesota, y Donald Sloan, de los Cavaliers de Cleveland, han sido los dos primeros jugadores "advertidos" por la NBA por exagerar sus caídas o intentar engañar a los árbitros al hacer contacto con otro rival.

Ambos fueron identificados por la NBA bajo la nueva política "anti exageración" que rige esta temporada la competición de liga, y sus acciones se produjeron el pasado viernes durante el cuarto periodo de los respectivos partidos que jugaron los Timberwolves y los Cavaliers.

La acción de Barea tuvo lugar en una jugada defensiva con 10:04 minutos para concluir el partido que los Timberwolves disputaban contra los Kings de Sacramento y exageró cuando quitó de su cara la mano que le había puesto Jimmer Fredette al intentar la penetración.

Barea levantó los brazos de forma exagerada con gran efecto, que engañó a los árbitros para que pitasen falta cuando la acción en si, tras ser revisada, no fue merecedora de ningún castigo.

El entrenador de los Timberwolves, Rick Adelman, dijo que no entendía muy bien el nuevo sistema y en concreto la jugada por la que Barea recibía una advertencia de falta.

"Creo que nuestros árbitros son los mejores del mundo y deberían ser ellos los que decidiesen cuando un jugador exagera o golpea a otro de forma clara o no", comentó Adelman.

Sloan fue aun más dramático en la reacción que tuvo al chocar en el centro del campo con el pívot de los Bulls de Chicago, Nazr Mohammed, cuando en realidad no le había hecho nada, sino que simplemente se cruzaron sus piernas.

La primera violación de la nueva reglamentación se convierte en "advertencia" luego la segunda ofensa será multada con 5.000 dólares, la tercera con 10.000, la cuarta con 15.000 y la quinta con 30.000 dólares.

Las posteriores tendrán una suspensión automática con al menos un partido.

La legalidad de las sanciones han sido cuestionadas por los abogados del sindicato de jugadores.