Los libreros se muestran unánimes. Mario Vargas Llosa, Julio Cortázar y Gabriel García Márquez, miembros de la generación del "boom" latinoamericano son una lectura clásica y sus ventas, constantes, solo se ven alteradas, positivamente, por factores como los reconocimientos y premios.

Parte de los lectores de estas obras son estudiantes que por los programas académicos deben conocer a estos autores a través de sus libros, señalan a Efe diferentes libreros

Carmen Cabanillas, de la Casa del Libro, destaca por ejemplo que libros como "Cien años de soledad" se prestan mucho a "hacer comentarios de texto" y por ello son de gran utilidad para los profesores.

Cabanillas, también señala que los autores del "boom" latinoamericano han tenido "un repunte gracias a los premios recientes" de algunos de ellos, a su lectura obligada en institutos, pero también porque hay una corriente de moda por la literatura hispanoamericana.

Y es que, entre ellos, hay dos premios nobel (Vargas Llosa y García Márquez), además de varios príncipe de asturias de las Letras y premios cervantes, lo que anima a la compra de sus novelas más recientes.

José Ignacio Padilla, de la librería Iberoamericana en Madrid, también apoya que los galardones han ayudado "a mover más" los libros de estos autores, que se siguen vendiendo, sobre todo, entre el público académico especializado.

"El resto de clientes se decanta por la narrativa más reciente", explica Padilla.

Por su parte, Marina Sanmartín, de la FNAC, cree que sus ventas son un "cúmulo de varios acontecimientos externos como pueden ser el fallecimiento de Fuentes (este año) o el nobel (en 2010) a Vargas Llosa".

"La gente tiende a comprar libros en su misma lengua", asegura Sanmartín, para quien este conjunto de autores siempre ha mantenido una línea constante y "siempre se han vendido".

Una opinión que también comparte Lola Larumbe, de la librería Alberti de Madrid, para quien García Márquez o Cortázar son "clásicos" y una buena introducción para aquellos lectores que se inician en la lectura hispanoamericana.

Algo que confirma Carlos Pardo, de la librería Antonio Machado, que observa como clientes extranjeros que se animan a la lectura en castellano, buscan y reclaman a novelistas latinoamericanos.

"Lo singular del 'boom' es que de repente la mejor novela escrita en nuestro idioma se escribía en Latinoamérica", añade Pardo, para quien se trata de autores que se venden "continuamente".

Porque, aún en tiempos de "best-seller" como el archiconocido "50 Sombras de Grey" o las novelas de Ken Follet, también hay hueco para la literatura hispanoamericana, que cumple el cincuenta aniversario de su reconocimiento a nivel internacional.

"Cien Años de Soledad", "Rayuela" y "La ciudad y los perros", son algunos de los títulos que dieron a conocer su literatura, y que se han convertido en "todo un referente".

Lo innegable es que desde la publicación, en 1962, de "La ciudad y los perros" de Vargas Llosa, muchos novelistas y ensayistas latinoamericanos han encontrado en España a su otro mercado y se han convertido en una lectura clásica y constante.