El primer ministro griego, Andonis Samarás, realiza hoy esfuerzos de última hora para tratar de mantener la unidad de su coalición, de manera que pueda aprobar los presupuestos y las medidas de austeridad la semana próxima.

La coalición dispone de 175 diputados, suficientes para que las medidas sean ratificadas en la cámara, de 300 diputados.

Sin embargo, 16 diputados del partido centroizquierdista Dimar amenazan con abstenerse o con votar en contra, y aún es incierto el voto de los 32 de la formación socialdemócrata Pasok.

En una entrevista publicada hoy por el diario 'Ethnos', el líder de Dimar, Fotis Kuvelis, criticó duramente al primer ministro conservador por poner en jaque la estabilidad del gobierno.

"No sólo Dimar debe cuidar que no haya problemas en el gobierno, sino también los otros socios. Samarás con su declaración que la negociación con la troika está acabada no se preocupó de que no hubiese problemas", dijo.

Kuvelis se refería a sendos anuncios hechos en las dos últimas semanas por el Ejecutivo, en los que se anunciaba la consecución del acuerdo con la troika, a pesar de las objeciones de los otros dos partidos y a que la Comisión Europea los desmintió poco después.

El jefe de Dimar explicó que su partido está "estudiando" tanto el presupuesto, que incluye parte de los recortes exigidos por la troika, como las medidas de austeridad, que incluyen una polémica reforma laboral a la que se opone la formación centroizquierdista, y tomará una decisión sobre su voto en los próximos días.

Para evitar sorpresas, Samarás mantiene ahora negociaciones telefónicas con los partidos de la coalición y se ha reunido con el líder del Pasok, Evangelos Venizelos, mientras que para hoy está prevista una reunión con Kuvelis.

"No podemos volver atrás. Tenemos que salvar al país del desastre", dijo hoy el primer ministro y líder de Nueva Democracia.

A la salida de su reunión con Samarás, Venizelos pidió a Dimar que "asuma sus responsabilidades" y vote a favor de las medidas.

La votación de las medidas de austeridad está prevista para el próximo miércoles y los presupuestos serán votados el domingo.

Atenas pretende aprobar los textos antes del 12 de noviembre, cuando se celebre una crucial reunión del Eurogrupo de la que se espera luz verde para un nuevo tramo de ayuda financiera.