Leandro Paredes, de 18 años, fue el jugador que los hinchas del Boca Juniors aplaudieron con más entusiasmo el sábado, cuando el equipo auriazul venció al San Lorenzo por 3-1 con dos goles suyos en la Liga argentina de fútbol.

"Quiero escribir mi propia historia en Boca", dijo el futbolista nacido en la localidad bonaerense de San Justo, tras admitir que su madre enmarcó las portadas de los periódicos en los que aparece este domingo en grandes fotografías como la figura del encuentro disputado en 'La Bombonera'.

Juega en la posición de enganche o mediapunta y se asomó al primer equipo boquense hace dos años, cuando tenía 16, promocionado por el entrenador Claudio Borghi, actual seleccionador de Chile.

"Uno siempre sueña siempre con marcar su primer gol en la Primera División, así que haber anotado dos 'La Bombonera' ha sido espectacular", dijo el juvenil a la Radio Rivadavia, de Buenos Aires.

"Estoy contentísimo, soñaba con esto y la realidad fue mucho mejor de lo que pensaba", agregó la figura del equipo boquense que cortó una racha de cinco jornadas sin victorias.

"El partido con River (2-2) de la semana pasada nos sirvió mucho. Empatamos un partido que muchos creían perdido y eso nos dio fuerzas para seguir", comentó.

"Uno se entrena y juega para ser titular y no salir más del equipo. Ojalá que pueda seguir desde el arranque. Uno ya está tranquilo y siempre se disfruta mucho. Fue una tarde muy linda. Tomo las cosas con responsabilidad, pero se disfruta", dijo.

"Ese pibe, Paredes, será mi sucesor", en el Boca Juniors, afirmó Juan Román Riquelme, el ídolo boquense que se alejó del club a mediados de este año.

Leandro Paredes, admirador de Zinedine Zidane y Andrés Iniesta, marcó su primer gol ante el San Lorenzo con un remate desde fuera del área junto a un palo, lejos del alcance del meta Migliore, y el segundo con otro remate de media distancia tras una jugada entre Erbes y Fernández.

"Golazos" de un adolescente que juega en el puesto de Riquelme, coincide hoy la prensa deportiva de Buenos Aires.