La primera dama de Corea del Sur, Kim Yoon-ok, será interrogada acerca de un presunto caso de corrupción relacionado con la fallida compra de unas tierras para la futura casa de su marido, el presidente Lee Myung-bak, informó hoy un consejo que investiga los hechos.

"Hemos decidido investigar a la primera dama" indicó hoy el asistente especial del consejo, Lee Chang-hoon, en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.

Especificó, sin embargo, que "el método de las preguntas y el momento en que éstas tendrán lugar está aún en discusión con la oficina presidencial" de Corea del Sur, conocida como la Casa Azul o Cheong Wa Dae.

"Sería bastante difícil llevar a cabo el interrogatorio hoy o mañana, ya que el presidente y su esposa tienen programados viajes al extranjero" en los próximos días, aseguró el asistente especial del consejo.

Lee Myung-bak visitará, acompañado de su esposa, Indonesia y Tailandia de miércoles a domingo.

En relación a este escándalo que ha salpicado a la familia del presidente, tanto el hermano mayor como el hijo de Lee fueron ya citados a declarar con anterioridad.

Su hermano, Lee Sang-eun de 79 años, fue interrogado el pasado jueves ante las sospechas de haber prestado 600 millones de wones (unos 415.000 euros) a su sobrino, Lee Si-hyung para la compra fallida y presuntamente irregular de unos terrenos donde se pretendía levantar la futura residencia de Lee Myung-bak.

Por su parte, Lee Si-hyung, de 34 años, único hijo varón de Lee Myung-bak, compareció, por su parte, el pasado 25 de octubre ante los fiscales para aclarar su papel en la controvertida operación.

El fallido proyecto de compra de la futura residencia del presidente fue objeto de polémica por el supuesto uso irregular de fondos públicos, lo que llevó a la oficina presidencial a dar marcha atrás a la operación.

Tras un primer proceso, la Fiscalía decidió el pasado junio no presentar cargos contra los supuestos implicados, pero la oposición solicitó una investigación especial, actualmente en curso y que podría prolongarse hasta finales de noviembre.

La investigación sobre la familia del presidente se produce en el último tramo de su mandato, que concluirá en febrero de 2013, tras las elecciones generales que tendrán lugar en diciembre de este año y a las que, por ley, él no puede concurrir.