Kimi Raikkonen, al volante de su Lotus, conquistó el domingo el Gran Premio de Abu Dhabi para conseguir su primera victoria desde su regreso a la Fórmula Uno y para abrir un interrogante en la lucha por el título cuando faltan dos carreras.

El finlandés, campeón en el 2007, superó tras la largada a Mark Webber, de Red Bull, para avanzar al segundo puesto. Y en la vigésima vuelta pasó al frente cuando Lewis Hamilton se retiró debido a un problema eléctrico en su McLaren.

Raikkonen superó el embate de Fernando Alonso, que llegó segundo. El dos veces campeón mundial Sebastian Vettel fue escalando posiciones desde el último puesto para terminar tercero. Vettel fue penalizado por irregularidades de combustible después de la clasificación y fue obligado a partir desde atrás.

De todos modos Vettel sigue encabezando el campeonato mundial de pilotos con 255 puntos, pero ahora Alonso se le acercó con sus 245 puntos, seguidos ambos por Raikkonen con 198.

"Estoy muy feliz por el equipo y por mí pero principalmente por el equipo", dijo Raikkonen, que no ganaba desde el 2009 en el Gran Premio Belga con Ferrari. "Ha sido una temporada dura para el equipo. Ojalá esto nos dé más ánimo".

Alonso, que luchó durante las prácticas, dijo estar más que satisfecho con su segundo puesto. "Me siento muy feliz. No fuimos muy competitivos este fin de semana y empezamos sextos con la penalidad de Sebastian", comentó Alonso. "Tuvimos que luchar desde la primera vuelta. Después desplegamos muy buena estrategia que nos permitió pelear hasta el fin. En el último par de vuelta Kimi fue un poquito lento y atacamos. El segundo puesto era lo que más podíamos aspirar. Pero seguiremos luchando hasta el final".

Vettel dijo estar convencido de que subiría al podio.

"Me dije 'vamos por todo o nada''', afirmó. "Eso es lo que hicimos. Tuvimos una carrera fantástica. Fue una linda lucha con Jenson (Button). Era difícil pasarlo. Pero pude hacerlo. Fue emocionante todo el tiempo".

En la Carrera hubo por lo menos media docena de coques, la más dramática cuando Nico Rosberg embistió el HRT de narain Karhikeyan, pasó por encima del auto y chocó con una pared.

Vettel, que partió de atrás, estuvo en medio de muchas de los incidentes. Rozó el Williams de Bruno Senna y debió parar en los puestos para remplazar el alerón delantero. Después pasó a Romain Grosjean y chocó con Felipe Massa, haciendo que girara la Ferrari del brasileño. Pese a todo, avanzó al cuarto puesto y después superó a Button faltando tres vueltas.

El abandono de Hamilton pone fin a sus aspiraciones de ganar un segundo título como también del compañero de Vettel, Mark Webber, quien se detuvo en los puestos para permitir que el alemán lo pasara. La carrera del australiano concluyó en el giro 39 cuando chocó con Grosjean, que se había quedado parado después de chocar con la Sauber de Sergio Pérez.