El embajador de Perú en Argentina, Nicolás Lynch, presentó su renuncia, que fue aceptada hoy por el presidente Ollanta Humala, quien le canceló sus cartas credenciales ante ese país, tras la controversia originada por haber recibido a defensores de Sendero Luminoso en la legación diplomática en Buenos Aires.

Lynch llegó a Lima el viernes llamado por el canciller, Rafael Roncagliolo, para que explique las circunstancias de la reunión que mantuvo en enero pasado con militantes del Movadef, un movimiento que pide la amnistía para el fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, condenado a cadena perpetua por terrorismo.

Trascendió en medios locales que Roncagliolo le pidió a Lynch su renuncia después de declarar a la radio Master de Argentina que recibió a los militantes del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) por que "la embajada es la casa de los peruanos".

"Todas las marchas que se han acercado las hice pasar. Me he sentado a conversar con ellos, vinieron los señores del Movadef y me dieron sus reclamos también vinieron los ambientalistas por el tema de (el proyecto minero) Conga y también los hice pasar. Todo esto lo he transmitido a Lima", dijo Lynch en la entrevista radial difundida esta semana en Lima.

En su carta de renuncia presentada al presidente Ollanta Humala, Lynch dijo sentirse herido porque se diga últimamente "que las embajadas peruanas en el exterior no son las casas de todos los peruanos, como si un peruano por ser delincuente o terrorista dejara de ser peruano".

En la misiva, publicada hoy por el diario La República, el saliente embajador subraya que "es público y notorio" el combate que desarrolló contra el totalitarismo y el terrorismo en los últimos 40 años desde su cátedra en la Universidad Mayor de San Marcos de Lima.

Humala aceptó la renuncia de Lynch y canceló sus cartas credenciales ante Argentina, según la resolución suprema publicada hoy en el diario oficial El Peruano.

Desde que Lynch asumió la embajada en Buenos Aires, en octubre del año pasado, se gestionó la visita de la presidenta de Argentina a Lima, Cristina Fernández, y la próxima gira que hará Humala a ese país, indicó un comunicado de la cancillería.

Otro comunicado oficial difundido el viernes subrayó que el Ministerio de Relaciones Exteriores ha reiterado a sus embajadas las disposiciones sobre este tema e impartido "nuevas y más rigurosas instrucciones" frente a la campaña internacional que ha iniciado el Movadef para difundir su pedido de amnistía para los presos por terrorismo y la reivindicación de la ideología de Sendero.

Precisó que la intención del Gobierno es que se conozca la naturaleza y los objetivos de esta "agrupación de fachada del grupo terrorista Sendero Luminoso".

"Ha dispuesto, asimismo, que las embajadas no reciban a sus representantes y eviten toda interlocución con dicha organización", señaló.

La vicepresidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Lourdes Alcorta, dijo que Lynch "tuvo el desparpajo de ofender a 30 millones de peruanos al recibir al Movadef y terroristas en la embajada".

"Lo debieron botar y de manera ejemplar", expresó.

Medios locales han señalado en los últimos días que el Movadef ha protagonizado manifestaciones en Argentina, Chile y México y que incluso ha colocado carteles y pancartas con el rostro de Guzmán en los exteriores de las embajadas peruanas.

En Buenos Aires, los representantes de la agrupación, cuya inscripción como partido político fue rechazada el año pasado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), también se reunieron con las Madres de la Plaza de Mayo y el premio Nobel de la Paz de 1980, Adolfo Pérez Esquivel, lo que generó duras críticas en Perú.