El mayor banco alemán, el Deutsche Bank, que el pasado julio anunció un recorte hasta finales de año de 2.000 empleos con el fin de reducir costes, ha convocado a sus altos directivos al lujoso hotel Adlon de Berlín para anunciar nuevas medidas de austeridad, informa hoy el semanario "Der Spiegel".

Para este encuentro de tres días, que comienza mañana, la entidad ha alquilado todas las habitaciones del emblemático hotel junto a la Puerta de Brandeburgo, cuyo precio regular oscila entre los 320 euros y los 15.000 euros por noche.

"Tan solo unas semanas atrás, (los consejeros delegados del Deutsche Bank), Anshu Jain y Jürgen Fitschen, filosofaban acerca de un cambio cultural para dejar atrás los desagradables excesos del pasado", escribe la publicación, que agrega que "al parecer no hay que tomarse tan en serio la promesa de los jefes".

El semanario recuerda que recientemente Jain y Fitschen anunciaron un "programa drástico de ahorro" para el banco, con el objetivo de reducir los costes en 4.500 millones de euros hasta 2015.

Los consejeros delegados del primer banco alemán, que redujo en el primer semestre el beneficio neto hasta 2.063 millones de euros, un 39 % menos que en igual periodo de 2011, indicó entonces su intención de recortar empleos, sobre todo en la banca de inversión.

Al mismo tiempo, el Deutsche Bank dijo que revisa sus prácticas de remuneración, así como sus códigos de conducta personal para asegurar que representan la larga tradición de hacer negocios con los estándares más elevados.