El G20 revisará durante la reunión ministerial de dos días en esta capital los pasos de Estados Unidos para lograr la consolidación de sus cuentas públicas y evitar el llamado "precipicio fiscal", informaron hoy fuentes oficiales.

La reunión, que se desarrolla desde esta noche y hasta mañana por la tarde en un hotel de esta capital, analizará temas coyunturales como ése y otros estructurales, según informó en una rueda de prensa el secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade.

En unas declaraciones previas al comienzo de la reunión, Meade se extendió en el "precipicio fiscal" al que se enfrenta Estados Unidos el año próximo si republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo sobre el equilibrio de las cuentas públicas.

"Este precipicio fiscal implica que en ausencia de un acuerdo político habrá por un lado un incremento de la tasa de impuestos y por otro lado una reducción importante en el monto del gasto público", explicó Meade.

"En las últimas reuniones -añadió- Estados Unidos ha manifestado su confianza de que será capaz de lograr los consensos políticos necesarios para que se dé un ajuste que mande señales claras de consolidación fiscal".

Esa consolidación, agregó, "se dará con un ritmo compatible con mantener la política hacia adelante".

Ese fue el único tema coyuntural que mencionó Meade respecto a las conversaciones del G20, que en los últimos meses han estado enfocadas en el impacto de la crisis económica europea, aunque no se descarta que este tema también sea abordado.

Además, el alto funcionario mexicano dijo que se analizarán otros asuntos de fondo como la volatilidad en los precios internacionales de las materias primas y el avance de la regularización financiera internacional.

La reunión que comienza hoy es la última que coordina México como presidente de turno del G20, una función que concluye a fines de este mes, cuando pasará el relevo a Rusia.