Cuba celebró hoy la segunda vuelta de los comicios para designar a los delegados (concejales) a las Asambleas Municipales del Poder Popular en trece provincias, excepto Holguín y Santiago, donde fueron aplazadas debido a los graves daños que les dejó el devastador huracán "Sandy".

Más de 866.000 votantes -un 85,52 % de los empadronados- habían concurrido a las urnas hasta una hora antes del cierre de los colegios electorales a las 18.00 hora local (22.00 GMT), once horas después de su apertura, según informó la presidenta de la Comisión Nacional Electoral (CEN), Alina Balseiro, a medios locales.

Casi un millón de electores fueron convocados nuevamente a concurrir a las urnas este domingo en 136 municipios de la isla, según datos de la CEN.

Balseiro dijo que los comicios habían transcurrido "tranquilos" excepto en la provincia oriental de Guantánamo, donde afectó un temporal de lluvias.

Las provincias Holguín y Santiago de Cuba, en el extremo este de la isla, se recuperan del severo azote, hace una semana, del huracán "Sandy", y celebrarán la segunda vuelta de estas elecciones en próximas fechas, según informó la CEN.

En esta jornada deben resultar elegidos 1.160 delegados en igual número de circunscripciones, donde quedaron empatados o no obtuvieron más de la mitad de los votos válidos emitidos en la primera vuelta de los comicios celebrados el pasado 21 de octubre.

La CEN ha informado de que en la primera vuelta un 94,2 % de los cubanos inscritos en el padrón electoral acudieron a las urnas para elegir a 14.537 delegados (concejales) a las asambleas municipales del Poder Popular.

Cuba, donde el único partido legal es el comunista (PCC), celebra sus elecciones municipales cada dos años y medio y en esta ocasión son el primer escalón del proceso electoral general que continuará en 2013 para elegir a los miembros de las asambleas provinciales y a los diputados al Parlamento (unicameral).

Los anteriores comicios municipales para elegir a más de 15.000 delegados locales se celebraron en abril de 2010, con una participación de más del 95 % de los electores de la isla.