El alero novato Víctor Claver vio cumplido su sueño de niño al debutar en el baloncesto profesional de NBA cuando saltó a la cancha del Toyota Center, de Houston, para jugar con los Trail Blazers de Portland, y ahora su meta no es otra que superarse y ser cada vez mejor.

"He visto cumplido el sueño que cualquier niño tiene, ahora lo que me queda es mejorar", declaró Claver a EFE al concluir el partido, que su equipo de los Trail Blazers jugó y ganó en la prórroga por 85-95 a los Rockets de Houston.

Claver, de 24 años, reconoció que le quedan muchos partidos por delante, pero está preparado para el reto de ir a más y demostrarse que puede jugar en la NBA.

"Sé que va a ser duro porque en la rotación hay jugadores que están por delante de mí, y van a jugar más y tienen más experiencia, pero sé que venir aquí (a la NBA) era una exigencia para mí y voy a exigir el día a día para jugar", subrayó Claver.

El internacional valenciano de 24 años, que se convirtió en el duodécimo español que juega en la NBA, dijo que no se esperaba el debut y que no estuvo muchos minutos en el campo -sólo cuatro-, pero habían sido muy importantes.

"Ha sido poco tiempo, la verdad que no he podido jugar muchos minutos. Ha sido al final del segundo cuarto y me hubiera gustado hacerlo mejor de lo que he estado, pero el poco tiempo tampoco me ha permitido adaptarme. Han sido los primeros minutos, pues bueno, pensar en positivo y a seguir", destacó Claver, que capturó un rebote y fue defensivo.

Claver no sabía si jugaría porque el entrenador de los Trail Blazers, Terry Stotts, un exjugador del Estudiantes, no le dijo nada, aunque con la baja del escolta-alero serbio Sasha Pavlovic, tenía la esperanza de que podría salir, como así sucedió.

"No, no me ha dicho ni que iba a jugar o que no, estaba Pavlovic, que no ha podido cambiarse, por una lesión, y bueno sabía que podía tener la oportunidad, estaba preparado y nada es lo que hay que hacer estar preparado para cuando toque", valoró Claver.

El jugador internacional español reconoció que el triunfo ante los Rockets había sido importante y de gran valor para el equipo de cara al futuro y más cuando en la primera parte no jugaron el mejor baloncesto.

"Sabíamos que era un partido muy importante, un rival directo por así decirlo y además en su casa, en su primer partido, llevaban dos buenos encuentros y yo creo que, pese a la primera parte, que no hemos estado bien, en la segunda el equipo ha jugado el ritmo que queríamos y yo creo que ha sido una gran victoria", subrayó el novato español de los Trail Blazers.

Que además tiene muy claras las ideas de lo que le espera en la primera temporada dentro de la NBA, donde su condición de novato le exigirá un mayor esfuerzo en todos los aspectos.

"Son muchos los detalles que hay que tener en cuenta, hay que estar mentalmente preparado y luego tener los ojos y los oídos muy abiertos, porque aquí (en la NBA) la etiqueta de rookie (novato) la vas a tener, sin importar la experiencia que poseas, y eso lo debes aprender, asumirlo y a partir de ahí, ser positivo", valoró Claver.

Sin embargo, el jugador valenciano reconoció que dentro de la organización de los Trail Blazers lo tratan muy bien, algo que agradece y aprecia.

"La verdad que me tratan muy bien. El equipo hace todo lo posible para que tengamos todo a disposición y el hecho de haber estado Rudy (Fernández) y Sergio (Rodríguez) hace poco pues también hace que me tengan un poco más de cariño", destacó Claver.

Por otra parte, también admitió que tanto Rodriguez como Fernández le han dado "buenos consejos" para que conozca mejor todo lo que hay en Portland.

"Ellos también me han hablado de todo lo que tengo que tener en cuenta aquí (en Portland), así que nada, estoy muy bien, y ojalá esté mucho tiempo", admitió el jugador internacional español.

Claver dijo que mantenía una buena comunicación con el resto de los jugadores españoles, todos ellos compañeros de selección y que incluso ya había podido enfrentarse a Pau Gasol (Los Ángeles Lakers) y a Serge Ibaka (Oklahoma City Thunder).

"Sí, me comunico con todos ellos, además ya he jugado contra Pau y Serge, y he podido hablar, no mucho, pero he podido hablar, estamos en contacto y tengo ganas de ver a todos y compartir al menos un día las sensaciones", señaló Claver, que insistió su gran objetivo no es otro que aprender y para ello necesita jugar.

"Tener minutos, sé que no será fácil, que hay otros compañeros, pero si acabo la temporada jugando y el entrenador contando conmigo en diferentes situaciones del partido, yo creo que puedo estar contento, porque sé que mejorar voy a mejorar, pero luego hay que demostrarlo también sobre la pista", reiteró.

A pesar de su buena adaptación al ritmo de la NBA y de la vida en Portland, Claver reconoció que echaba en falta a la familia y a sus amigos y también, de manera especial a la "comida" española.

"Evidentemente, echo en falta a los amigos y la familia, y la comida, la comida --repitió Claver-- que aquí es difícil encontrar comida tan buena como la española", subrayó el jugador valenciano, que ya vivió su gran noche del debut como profesional de la NBA.