La ciudad de Shanghái, capital comercial y financiera de China y punta de lanza de su economía, intenta aumentar su peso mundial como punto estratégico de la región para muchas multinacionales, entre las cuales casi 400 han trasladado ya allí sus sedes centrales para Asia-Pacífico.

Tradicionalmente las multinacionales han ubicado sus sedes para la región en Hong Kong, o en capitales como Tokio o Singapur.

Pero, según cifras de la Comisión de Comercio de Shanghái que recoge hoy el diario "Shanghái Daily", 393 multinacionales tienen ya sus oficinas centrales para el área en la metrópoli china, gran parte de ellas en el barrio financiero de Lujiazui, que alberga uno de los bosques de rascacielos más futuristas y espectaculares del planeta, con cientos de edificios.

De ellas, el 22,9 por ciento se dedican al sector de los servicios, mientras el resto son multinacionales industriales, precisó el organismo del Gobierno local.

Sobre su procedencia, la Comisión destaca también que el 25,4 por ciento de estas multinacionales son europeas, el 32,6 por ciento estadounidenses y el 23,7 por ciento japonesas.

China se ha fijado el objetivo de que Shanghái se convierta en uno de los principales centros comerciales, financieros y logísticos del mundo para 2020, con un funcionamiento en todos estos sectores de acuerdo a los estándares internacionales y una influencia mundial comparable a las que tienen Nueva York, Londres o Hong Kong.

Para ello planea que Shanghái se consolide para 2015 como el principal centro mundial para el comercio, la clarificación y el establecimiento de precios de la divisa china, el yuan, y ahora busca también aumentar su atractivo como punto estratégico para las multinacionales de todo el planeta.

Entre las nuevas medidas que se van a aplicar en breve está un subsidio de ocho millones de yuanes (un millón de euros, 1,27 millones de dólares) en tres años para las multinacionales extranjeras que instalen su sede regional allí, así como exenciones fiscales para las que abran centros de investigación y desarrollo.

El objetivo es atraer más recursos de gestión y de innovación desde el extranjero a la ciudad, para seguir transformando más su economía hacia el sector de los servicios, explicó el subdirector de la Comisión, Wang Xinpei.

El Gobierno de Shanghái también anunció este fin de semana que su población actual, en cifras de junio pasado, es de 24,35 millones de habitantes, incluidos 14,19 millones de residentes registrados y unos 9,82 millones de población flotante, en su mayoría inmigrantes desde otras regiones de China (un 40,3 por ciento del total).