El cardenal hondureño, Oscar Andrés Rodríguez, lamentó hoy varios hechos violentos de carácter político registrados en su país, entre ellos el asesinato de un precandidato a alcalde del izquierdista partido Libertad y Refundación (Libre), que coordina el expresidente Manuel Zelaya.

Rodríguez subrayó en una misa oficiada en la catedral de Tegucigalpa que aquellos que hacen la violencia demuestran que no tienen propuestas de campaña, para las elecciones primarias del próximo día 18, en la que solamente participarán tres de los nueve partidos legalmente inscritos.

"El que ataca, el que insulta, el que hiere, está diciendo que no tiene fuerza y su debilidad se forma en la violencia. Las propuestas se hacen de manera racional, de manera inteligente", subrayó el religioso.

El sábado, Edgardo Motiño, del Partido Libre, precandidato a la alcaldía de Morazán, en el departamento norteño de Yoro, fue asesinado por desconocidos en la sede de ese instituto político, según informó la Policía Nacional.

A inicios de semana también se produjo un incidente violento, cuando un reducido grupo de activistas de Libre en San Pedro Sula, norte, agredió a miembros de una corriente del Partido Liberal, encabezada por Mauricio Villeda, que participaban en una marcha de campaña en el centro de esa ciudad, informó la prensa local.

En las elecciones primarias e internas del 18 de noviembre participarán los partidos Nacional, en el poder; Liberal, primera fuerza de oposición, y Libre, que fue fundado este año y cuya precandidata presidencial única es Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 junio de 2009.

El 18 de noviembre solo Libre elegirá, además de sus candidatos a cargos de elección popular, a sus autoridades internas.

Las elecciones primarias no son obligatorias para todos los partidos de Honduras, donde el 30 de noviembre de 2013 se celebrarán comicios generales para escoger al sucesor de Porfirio Lobo, quien asumió el poder el 27 de enero de 2010.

Rodríguez subrayó que es "inaceptable" cualquier tipo de violencia en el país y que los hechos que se han registrado en los últimos días son "muy preocupantes".

Añadió que las campañas políticas se deben hacer de "manera democrática".

"La violencia no es cristiana", enfatizó Rodríguez, quien es rechazado por los seguidores de Libre, por considerar que el cardenal no repudió el golpe de Estado a Zelaya, quien fue derrocado cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, pese a que tenía impedimentos legales.