La gobernación boliviana de Potosí informó hoy que construirá una carretera en la región de los manantiales del Silala, fronteriza con Chile, y que planea bombear en 2013 esas aguas a una zona vecina donde hay problemas por falta de lluvias.

El gobernador de Potosí, el oficialista Félix González, anunció las obras a los medios estatales, tras destacar el inicio hace diez días de la construcción de cuatro represas en la zona del Silala para criar truchas, lo que mermará temporalmente el flujo de las aguas que van hacia el norte del Chile.

Esos recursos, que tienen un flujo de más de 200 litros por segundo, son objeto de una controversia entre Bolivia y Chile.

Bolivia argumenta que las aguas del Silala son manantiales o vertientes que fluyen por canales artificiales a Chile desde el siglo pasado, pero este país sostiene que es un río internacional.

González dijo que un equipo de autoridades y técnicos de su gobernación viajará mañana hacia el Silala para planificar la construcción el próximo año de una carretera en la zona para ayudar a los proyectos de una ruta turística, una embotelladora de agua y una central hidroeléctrica.

"También estamos proyectando para la gestión 2013 la posibilidad de poder bombear estas aguas hacia lo que es la laguna Colorada porque debido al problema del cambio climático no está lloviendo en la región y puede secarse", agregó González sobre ese otro proyecto.

El Gobierno chileno ha pedido información sobre las obras en el Silala, mientras que la administración del presidente Evo Morales ha señalado que las mismas no pueden ser consideradas una agresión o una provocación ya que las aguas están en territorio boliviano.

Ambos países también están enfrentados por la demanda de Bolivia de una restitución de su salida soberana al océano Pacífico perdida en la guerra librada ante Chile a fines del siglo XIX.