El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, criticó al Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, por no haber hecho más en los últimos cuatro años para avanzar el proceso de paz con los palestinos, informó hoy la edición digital del "Haaretz".

Pese a integrar el gabinete israelí durante ese período, Barak afirma en una entrevista con el medio que "el pasado Gobierno debería haber hecho mucho más para hacer avanzar el proceso de paz con (el presidente palestino, Mahmud) Abás".

Israel celebrará comicios anticipados el próximo 22 de enero.

El titular de Defensa israelí acogió con beneplácito las recientes declaraciones del líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) al Canal 2 de la televisión israelí al que aseguró que no permitirá que se produzca una tercera Intifada.

En la misma entrevista, Abás sugirió no tener derecho de retorno a Safed, la hoy ciudad israelí de la que huyó cuando era niño con su familia en 1948, convirtiéndose en refugiados.

"Palestina, para mí, ahora, son las fronteras de 1967 (Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este) con Jerusalén Este como capital. Eso es ahora y para siempre. Eso es Palestina para mí", manifestó el líder palestino al medio israelí.

Barak declaró al respecto que las afirmaciones de Abás fueron "muy valientes" a la luz de la situación política que afronta el frente al grupo islamista Hamás, su principal rival.

Y consideró la entrevista de Abás "muy importante por su claridad" y por el hecho de haber sido difundida "por el canal que llega a más hogares en el país que ningún otro".

El presidente del Estado, Simón Peres, también acogió de forma positiva las citas de Abás, que dijo "coinciden con la posición de la mayor parte del público israelí que apoya la solución de dos estados".

Sin embargo, las manifestaciones de Barak chocan frontalmente con las del primer ministro Netanyahu, quien en un comunicado expresó el fin de semana que "desafortunadamente las palabras del presidente Abás no coinciden con sus actos".

"Ha rechazado reanudar negociaciones de paz durante los últimos cuatro años, pese a una serie de medidas tomadas por el primer ministro Netanyahu para retomar las negociaciones, como una moratoria sin precedentes de la construcción en Judea y Samaria (el territorio ocupado de Cisjordania)", denunció.

Barak también tiene palabras de crítica hacia el presidente de la ANP y califica de "error" su posición de rechazar de forma categórica la construcción israelí en Cisjordania.

"Le dije en varias ocasiones que cuando negociaba con Arafat construimos cuatro veces más asentamientos que ahora", apostilla.

No obstante, hace responsable en parte de la falta de diálogo al Gobierno de Netanyahu al insistir en que el jefe del Gobierno afirma apoyar las conversaciones de forma incondicional mientras hace poco para impulsar el proceso de paz.