El alemán Sebastian Vettel (Red Bull), tercero en la formación de salida del GP de Abu Dabi, explicó que su equipo le pidió que parara el coche al final de la sesión y piensa que fue "por algún problema" aunque considera que no debió ser "algo importante".

El piloto germano restó importancia al incidente, que está siendo investigado.

"No sé por qué me mandaron parar el coche. Probablemente había algún problema, pero no debía ser algo importante. Obviamente, la sesión de la mañana no ha sido ideal", declaró Vettel, líder del Mundial de Fórmula uno, en la rueda de prensa posterior a la calificación.

El piloto alemán, que tuvo problemas con los frenos, admite que en los entrenamientos matinales no han encontrado "la respuesta" que estaban esperando, pero indicó que, una vez resueltos los problemas, la calificación había ido "bastante bien, con ritmo", aun cuando reconoció que el británico Lewis Hamilton (McLaren), que se hizo con la pole, "ha ido muy rápido".

"No estoy satisfecho del todo con mi calificación. La última parte fue complicada para mí. Creo que debí ser algo más rápido pero en general debemos estar satisfechos. La carrera de mañana debería ir bien. Sabemos que es larga y pueden pasar muchas cosas", afirmó Vettel.