Los cristianos egipcios conocerán mañana el nombre del 118º papa copto tras un peculiar proceso de elección, protagonizado por un niño, que escogerá al azar al nuevo patriarca entre tres candidatos finalistas, de acuerdo a la tradición de la Iglesia.

Después de tres días de ayuno para pedir la ayuda divina, los coptos esperan con ilusión la elección del sucesor de Shenuda III, fallecido en marzo pasado a los 88 años.

La ceremonia de mañana tendrá lugar en la catedral cairota de Abasiya, donde el papa interino, padre Bajomios, oficiará una misa en la que estarán presentes los tres finalistas, los obispos Rafael y Tauadros, y el padre Rafael Ava Mina.

Al final de la homilía se escribirán los nombres de los aspirantes en tres papeletas blancas de las mismas dimensiones, que serán mostradas a los fieles antes de sellarlas y depositarlas en una urna de cristal en el altar.

Allí, un niño con los ojos vendados elegirá al azar una de las tres papeletas, en la creencia de que su mano será guiada por la Providencia Divina.

La fortuna no sólo intervendrá en la designación del patriarca, sino también en la selección del menor que participará en el proceso.

Unos quinientos niños se han apuntado como voluntarios en las listas de la catedral, de los que la mitad cumplían los requisitos, ya que deben tener una edad entre cinco y ocho años.

Durante esta semana, decenas familias cristianas han registrado los nombres de sus hijos con la esperanza de que sean elegidos para esta histórica ocasión.

Para agilizar el proceso, la Iglesia ha escogido a doce, que mañana estarán presentes en el templo, bien tapados con una manta blanca o colocados detrás de una cortina hasta que el padre Bajomios seleccione a uno de ellos sin verlo.

Llegará entonces el momento en el que la mano inocente de este niño elija al nuevo papa, tal y como ocurrió con sus predecesores Shenuda III y Kirolos VI.

El secretario del papa interino, padre Angelos Ishak Masud, ha afirmado que esta "lotería" es el método preferido para determinar "la elección de Dios" para el papado.

Sin embargo, este método no está exento de polémica porque hay quienes consideran que no tiene una base espiritual o legal, y que solo se ha empleado en diez ocasiones para escoger al papa desde que empezó a usarse en el siglo VIII.

El acto de mañana se celebrará después de que el pasado día 29 los tres finalistas fueran seleccionados entre cinco candidatos en una votación en la que participaron prelados de todos los rincones de Egipto, personalidades seglares coptas y cinco representantes de la Iglesia etíope-ortodoxa.

Los tres aspirantes a papa son el obispo Rafael, exyudante de Shenuda III; el obispo Tauadros, de la provincia de Beheira, en el norte de Egipto y asistente del padre Bajomios, y el padre Rafael Ava Mina, un monje de un convento situado en el desierto occidental, cerca de la ciudad costera de Alejandría.

Tras la elección del patriarca, el nuevo papa asumirá oficialmente el cargo el próximo día 18. Entretanto, tendrá la opción de comenzar a ejercer sus nuevas funciones desde la sede del pontificado o recluirse en un monasterio.

Tradicionalmente, la primera visita del nuevo papa se lleva a cabo a la catedral de Alejandría, junto a la costa Mediterránea, donde yacen los restos de San Marcos, que difundió el cristianismo en Egipto en el siglo I.

El fallecido papa Shenuda III ocupaba el cargo desde 1971 y murió el pasado 17 de marzo. Desde su fallecimiento, ha ejercido como papa interino el obispo Bajomios, cuya principal tarea ha sido coordinar la elección del futuro sumo pontífice.

Los coptos representan el 10 % de los ochenta millones de egipcios y su Iglesia fue fundada en el siglo I D.C.

Su nombre deriva de la palabra griega aigyptios (egipcio), que se transformó en gipt y después en qibt, de donde se originó la voz árabe "qibti" (copto).

Aunque la palabra "copto" significa "egipcio", en la actualidad se usa para denominar a los cristianos egipcios y más en concreto a los cristianos de rito ortodoxo, que suponen la mayoría de esta comunidad en Egipto.