El presidente de Telefónica en Latinoamérica, Santiago Fernández Valbuena, ha asegurado hoy que, después de la buena acogida que ha tenido la salida a bolsa de su filial alemana, explorará en 2013 si saca a bolsa su división en Latinoamérica.

Fernández Valbuena, que ha participado en la asamblea de antiguos alumnos que el IESE celebra en Sao Paulo (Brasil), también ha pronosticado que, dada la debilidad del mercado europeo, Telefónica generará en Latinoamérica entre el 55 y el 60 % de sus ingresos en un plazo de "cuatro o cinco años", frente al 50 % actual.

Asimismo, el directivo ha explicado que la compañía confía en mejorar su posición en México con la llegada al gobierno de Enrique Peña Nieto.

En cuanto a la hipotética colocación en bolsa de la división latinoamericana, ha dicho que no cree que tenga "mucho sentido" sacar a bolsa países sueltos, sino que se analizará colocar la filial al completo, si bien Vivo, la filial brasileña, ya cotiza.

"El plan de desinversiones va bastante bien y la colocación en bolsa (en Alemania) ha sido un aldabonazo muy interesante", ha afirmado el directivo, que ha concluido que se valorarán "todas las opciones".

Y es que Fernández Valbuena ve "apetito por parte de los inversores" de disponer de una "alternativa equilibrada" a América Móvil, la compañía mexicana controlada por el magnate Carlos Slim.

El directivo de la multinacional española se ha quejado de la "llamativa distancia" en México entre el primer y el segundo operador, y ha asegurado que esta poca competencia no se da en "casi ningún país de la OCDE", en alusión a la posición de dominio que Telefónica denuncia que tiene el magnate Carlos Slim en su país.

Fernández Valbuena ha apuntado que México es una "asignatura pendiente" y que espera que la nueva administración mexicana vea las cosas "de forma diferente" a las de su antecesor.

El directivo ha comentado, en esta línea, que Telefónica "no está muriendo" en México, sino que sólo se plantea "remontar el partido", y que por ello ha cambiado su modelo de gestión.

En cuanto a Brasil, ha remarcado que se trata de un país llamado a ser el primero en importancia para Telefónica en Latinoamérica.