Los combates entre los rebeldes y el ejército del régimen sirio se recrudecieron hoy en la base militar de Taftanaz, en la provincia norteña de Idleb, cerca de la frontera con Turquía, un día después de que los insurgentes tomaran el control de la cercana localidad de Saraqeb.

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó que se desencadenaron duros enfrentamientos en las inmediaciones del aeropuerto castrense tras un intento de los rebeldes de irrumpir en el mismo.

Los insurgentes emplean lanzadoras de cohetes y proyectiles de mortero, mientras que la aviación del régimen bombardea la zona, donde varias viviendas han resultado destruidas, según esa organización.

La Comisión General de la Revolución Siria agregó que decenas de personas sufrieron heridas por los bombardeos en la población de Maarat al Masriyín, situada en las proximidades.

Por otro lado, el Observatorio informó de que los cazabombarderos del régimen atacaron la pasada madrugada la sede de un batallón de la Defensa Aérea en la zona de Al Dauila, también en Idleb, después de que los insurgentes se apoderaran de ella.

Según este grupo, los rebeldes se retiraron poco después de la base castrense, tras matar a ocho soldados y llevarse la munición.

Esta información no ha sido confirmada por ningún otro grupo opositor, ni el régimen ha reconocido esas bajas.

El aeropuerto de Taftanaz es empleado por el régimen para lanzar ataques aéreos contra las localidades de Idleb y no cuenta con una defensa fuerte porque ha sido objeto de ofensivas rebeldes en varias ocasiones, según la oposición.